Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
El guiño final de Cacho: una despedida húmeda, lluviosa y fría, como su tango

Como una estrofa de su himno inmortal, así fue el último adiós del popular cantante y compositor, cuyos restos fueron inhumados ayer en el Jardín de Paz de Pilar tras un emotivo último adiós en la Legislatura porteña

El guiño final de Cacho: una despedida húmeda, lluviosa y fría, como su tango

Familiares e íntimos acompañaron el cortejo fúnebre con los restos de cacho castaña hasta el Cementerio Jardín de Paz de Pilar / Télam

17 de Octubre de 2019 | 03:42
Edición impresa

Como si estuviera guiñando un ojo desde el cielo, Cacho Castaña tuvo ayer su último adiós, en una jornada húmeda, entre la llovizna y el frío, como él mismo describiera a aquel sábado con trampas en su “Café La Humedad”, el tango que se convirtió en uno de los más emblemáticos y queridos de la música popular argentina.

Familiares, amigos y leales seguidores despidieron ayer los restos del popular artista, que ya descansan en el cementerio Jardín de Paz de Pilar. El cortejo fúnebre, tras emotivas muestras de tristeza y cariño, partió a las 13 desde la Legislatura porteña y se detuvo, por unos minutos, en un espacio muy especial para Castaña: su teatro/bar Café La Humedad, ubicado en Carlos Calvo 2540, el espacio que inauguró en 2016 y en el que pasó, rodeado de músicos, amigos y, claro, tangos, sus últimos años.

Cantor, compositor y, a veces, actor, Cacho falleció el martes a los 77 años en un sanatorio del barrio de Palermo, tras varios lustros de ingresos y egresos a centros de salud debido al delicado equilibrio de su estado de salud a causa de la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), originada por su adicción al cigarrillo.

Atentos a la condición de personalidad destacada de la Cultura de la Ciudad de Buenos Aires que Cacho ostentaba desde 2008, las autoridades de la Legislatura porteña rápidamente ofrecieron los salones del edificio para realizar el funeral, que se hizo desde la tarde del lunes hasta la medianoche y desde las 8.30 de la mañana de ayer hasta el mediodía.

Marina Rosenthal, su mujer, con quien estaba casado desde agosto de 2016, fue una de las primeras en llegar a la capilla ardiente montada en el Salón Presidente Perón, seguida de incondicionales amigos como el ex entrenador Alfio “Coco” Basile, su “hermana” Adriana Varela y su ex pareja Mónica Gonzaga.

El mundo de la política también se dio cita en el recinto legislativo para despedir a “Cacho de Buenos Aires”: el presidente Mauricio Macri, el ex primer mandatario Eduardo Duhalde, y el vicejefe de gobierno Diego Santilli fueron algunos de los presentes.

Grandes colegas y compinches de Cacho, como Oscar González Oro, Héctor “Bambino” Veira, Coco Sily, Ramón “Palito” Ortega, Mariano Iúdica y Gustavo Sofovich también pasaron a despedirse de su amigo.

Valeria Archimó, Nacha Guevara, Valeria Lynch, Gladys Florimonte, Negro Lavié, Flavio Mendoza, Guillermo Marín, Tití Fernández fueron otras de las personalidades que estuvieron en la Legislatura.

Después de los más allegados, el martes por la noche, entre las 22 y 24, se habilitó el ingreso para fans de Cacho. Y ayer por la mañana se reanudó el velatorio para los seguidores que pudieron ingresar pasadas las ocho. Para esa hora, algunas docenas de personas -mayoritariamente varones- formaban, en medio de la lluvia, una fila de cerca de 30 metros sobre la avenida Diagonal Sur.

El cortejo integrado por familiares e íntimos abandonó el céntrico edificio porteño a través de su puerta principal, donde lo despidieron entre aplausos y lágrimas una decena de fanáticos y una nutrida guardia periodística.

El féretro se mostró cubierto por una camiseta de San Lorenzo de Almagro, club de los amores de Humberto Vicente Castagna, tal su verdadero nombre.

Hasta el Jardín de Paz de Pilar viajaron sus familiares y más íntimos. Además de su esposa, en el cementerio se vieron a figuras como Alejandro Lerner, Alfio Basile, Guillermo Cóppola, Gustavo Sofovich, Matías Santoianni, Matías Alé y, entre otras figuras del mundo artístico, Coco Sily.

Nacido el 11 de Junio de 1942 en el barrio de Flores, su primer referente en el tango, según sus propios dichos, fue Julio Sosa, además de un confeso admirador del “Polaco” Goyeneche, con quien compartió ocho años de trayectoria, y a quien le dedicó varias de sus exitosas producciones.

 

 

Multimedia

Familiares e íntimos acompañaron el cortejo fúnebre con los restos de cacho castaña hasta el Cementerio Jardín de Paz de Pilar / Télam

Una camiseta de San Lorenzo cubrió el féretro / Télam

El cortejo fúnebre paró en el Café La Humedad de Cacho / Télam

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla