Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
DESTACADO DE LA CARTELERA

“2072”: cuatro mujeres escapan del patriarcado en una nave espacial rumbo a Marte

La ingeniosa propuesta de Mariana Ozafrain, que se verá esta noche, fue elegida como mejor espectáculo en el Festival de la Comedia

“2072”: cuatro mujeres escapan del patriarcado en una nave espacial rumbo a Marte

Cuatro mujeres en busca de un destino, Marte, en “2072”, que se verá esta noche en el Dynamo

“Al teatro hay que hacerlo distinto a la vida real: para la vida real ya nos tenemos a nosotros”, sentencia Mariana Ozafrain, y vaya si cumple en su nueva obra, “2072”, ganadora del premio a mejor espectáculo del Festival de la Comedia Municipal y que se verá esta noche en el Teatro Dynamo: la dramaturga pone a sus protagonistas, cuatro mujeres, en una nave espacial rumbo a Marte, con un multimillonario como financista y el fin de la humanidad como trasfondo.

En su segunda obra, la autora de “Infiel, a costa de la cordura” sube a su nave a Irene Bianchi, Sabrina Cahuepé, María Emilia Costoya y Marilina Oriolani, cuatro mujeres en fuga, que quieren cambiar sus vidas mientras el mundo llega a su final: la única salvación está en manos de un millonario magnate, que no es quien parece ser, y que envía al cuarteto a un viaje galáctico que las llevará a hurgar en lo más profundo de sí mismas, conocerse y desconocerse, unirse en su diversidad, e intentar llegar, aún sin saber si el destino existe.

“Empecé teniendo el impulso de meterme con personajes que fueran mujeres: contar sus historias de vida, sus roles en la sociedad. Empecé a escribir sobre eso: devino en cuatro mujeres, pero una vez que tenía sus historias, tenía que darles un contexto, encontrarlas a todas ellas juntas y ver qué pasaba entre ellas”, explica la génesis de “2072” Ozafrain en diálogo con EL DIA. Licenciada en Artes Dramáticas en la Universidad Nacional de las Artes, el contexto que imaginó para sus criaturas es ciertamente inusual en el teatro independiente: “Tenían que ir a salvar la humanidad, viajando a Marte”.

“Se me ocurrió que estuvieran viajando al espacio” como excusa para reunir a sus personajes, cuenta la dramaturga y actriz, y aunque en primer lugar pensó en un viaje a la Luna, por la poesía que entraña nuestro satélite, “me sugirieron que le eche una ojeada a la investigación de Elon Musk”, el excéntrico y megalómano científico que sueña con llevar a la humanidad a Marte y jura que es nuestra única salvación, teniendo en cuenta el lento Apocalipsis que produce la explotación del planeta.

Ozafrain estudió la teoría de Musk y “me empecé a plantear qué sucedería si quienes salvan a la humanidad fueran mujeres”: así terminó por decidirse a embarcar en un viaje a Marte a sus actrices, todas encarnando a personajes muy diferentes entre sí, con “diferentes edades y procedencias”, pero con algo en común: “Quieren huir del planeta, y cada una lleva un motivo diferente para huir”.

LA OPRESIÓN

Creados a partir de retazos de Ozafrain, cada personaje encarnación de algún conflicto interno de la creadora (“aunque representados de forma caricaturesca: en el teatro uno expone una realidad y la amplifica para generar esa realidad”), a pesar de la diversidad, “las mujeres tenemos un problema en común: estamos oprimidas por el patriarcado”.

Y que las problemáticas y resistencias en torno a la opresión se volcaran en una obra de ciencia ficción no es casualidad: lo que le interesaba a Ozafrain del género, poco habitual en el teatro (y más en el independiente) era “vernos a nosotros mismos en otras circunstancias. El género nos sirve como un modo de mirarnos a nosotros mismos de formas alejadas: volcamos en la ciencia ficción problemáticas nuestras, las ponemos en un futuro distópico, y las observamos. Cuando estamos empapados de una problemática no la podemos ver”.

Decidido el escenario interestelar como telón de fondo para la historia de estas cuatro mujeres, Ozafrain pasó a pensar cómo “con poco podíamos representar el espacio exterior. Primero por una cuestión de presupuesto: es una obra de teatro independiente”, se ríe. Y “segundo, porque tal vez demasiada información se come lo que uno va a ver, a las actrices actuando”.

“La ciencia ficción sirve para mirarnos con distancia: cuando estamos empapados de un problema no lo podemos ver”

Mariana Ozafrain,
dramaturga

 

SÍMBOLOS Y METÁFORAS

La puesta cuenta con pocos elementos, entre los cuales se cuentan proyecciones audiovisuales sobre una pantalla circular. Y el resto, parte del juego teatral y no fruto de las limitaciones de la autogestión, lo rellena el espectador: “No es una nave espacial pero está ahí, el espectador la completa”, dice Ozafrain, parte de su propuesta de jugar y experimentar con el teatro.

“Al teatro hay que hacerlo distinto a la vida real: para la vida real ya nos tenemos a nosotros”, explica, en lo que es para ella una invitación al juego. “Siempre que me propongo llevar al montaje una idea que tengo en la cabeza, lo primero que pienso es de qué forma puedo romperlo para que sea atractivo teatralmente, y de qué forma puedo implementar la metáfora y la poesía. Más que nada, porque para mi el público ideal es un espectador activo, que aplica su ingenio para comprender los códigos que le brindamos: si yo pienso en un espectador que va a interpretar a su manera, que es lo más rico que tiene el teatro, que cada cual hace su propia interpretación, tengo que servirles códigos y símbolos, ofrecerle elementos poéticos y metafóricos para que complete, como un universo virtual”.

La propuesta dirigida por Ozafrain, que agotó sus funciones en su paso por el Teatro Estudio y se muestra hoy y el próximo viernes en el Dynamo, se presentará esta noche tras ganar en el Festival de la Comedia Municipal no solo el galardón a mejor espectáculo, sino también premios en las categorías de dirección y actuación femenina (Irene Bianchi). Y tras sus dos funciones en 17 y 68, seguirá su viaje intergaláctico los domingos 2 y 9 de junio en la Sala 420.

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla