Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Policiales |Horror en san Carlos
Acusan a un pai umbanda de violar a su hijastra en rituales

Los hechos habrían ocurrido entre 2003 y 2006, desde que la víctima tenía 10 años. Huyó de su casa a los 15. Y lo denunció en 2018. En su captura, entró “en trance”

Acusan a un pai umbanda de violar a su hijastra en rituales

En su casa, el acusado hacía “rituales de sanación umbANDAS” / EL DIA

17 de Septiembre de 2020 | 02:31
Edición impresa

“Parecía estar como en trance, decía cosas incomprensibles”, reveló uno de los policías que ayer al mediodía trasladaron desde la zona oeste de La Plata a un pai umbanda acusado de abusar sexualmente de su pequeña hijastra durante años, con la excusa -ciertamente contradictoria- de “estar poseído por un demonio” y, en simultáneo, protegerla contra un embarazo no deseado. Según figura en la causa, la niña tenía por entonces 10 años y tuvieron que pasar 15 más para que ellas se atreviera a poner aquel infierno en palabras.

¿Es posible que haya otras víctimas? Los investigadores no lo descartan, por el rol que ocupaba el imputado, como por el tipo de delito por el que ahora quedó preso, dijeron fuentes con acceso a la causa.

15 años después

La pesquisa comenzó hace casi dos años, más precisamente el 14 de diciembre de 2018, cuando una chica que en ese momento tenía 25 se presentó ante el Gabinete de Delitos Sexuales de la DDI para denunciar lo que, dijo, le pasó en su infancia.

Reveló que a sus diez años, quien entonces era “la pareja de su madre la apartaba del resto de los presentes para encerrarse ambos en una habitación, escudándose en un supuesto ritual umbanda” y en su rol de “pai de esa religión”, trascendió de los mismos voceros.

Recordó la joven que en aquellas escabrosas circunstancias el padrastro argumentaba “estar poseído por un espíritu maligno”, bajo cuyo “conjuro” aprovechaba para “abusar sexualmente de ella”, con la excusa de que lo hacía para garantizarle, al mismo tiempo “una protección para no quedar embarazada”. De nuevo, la niña tenía 10 años.

Estos hechos habrían ocurrido entre 2003 y 2006 en un domicilio del barrio San Carlos, del que la denunciante escapó cuando tenía 15 años.

En esa misma vivienda es que el acusado “realizaba curaciones espirituales a partir de sus conocimientos en rituales umbandas”, dijo una alta fuente de la investigación, dando cuenta de que en el barrio los vecinos estaban al tanto de esas actividades, sin imaginar que también habría sido escenario de los sucesos que ahora están bajo análisis.

“Este sujeto facilitó el inicio sexual prematuro de la niña y le ocasionó un grave daño en su salud mental, ya que acudía a la manipulación e intimidación de la víctima, lo que la llevó a huir de la casa”, ampliaron voceros judiciales.

Los policías que lo llevaron a la DDI lo escucharon hablar en “lenguas desconocidas”

Después de exponer su historia, la joven se sometió a varios peritajes psicológicos y psiquiátricos que respaldaron la veracidad de su relato al constatar los traumas severos y crónicos que padeció como consecuencia de aquellos actos.

Al asumir la instrucción de la causa, el fiscal Juan Cruz Condomí Alcorta (UFI 16) dispuso que las especialistas del gabinete de Abusos Sexuales de la DDI Local hicieran una serie de entrevistas y, los detectives, tareas de inteligencia en el barrio del acusado.

Fue entonces que algunos vecinos confiaron haber notado “actitudes extrañas de parte del pai” hacia “las adolescentes y jóvenes del barrio”, sumado a testimonios de algunos allegados que conocían la historia desde adentro.

Un ex novio de la joven, por ejemplo, reconoció que ella tenía miedo y se sentía amenazada por la agresividad de este sujeto.

Con todos esos indicios, sumados a la conclusión de los peritos que entrevistaron a la denunciante -ahora de 27 años-, el fiscal pidió la detención del imputado. Los expertos reseñaron en su informe que la chica presenta una sintomatología compatible con personas que atravesaron por situaciones traumáticas, confiaron a este diario fuentes oficiales.

“En trance”

Los policías a cargo de Christian Novelino que desembarcaron ayer al mediodía en las calles del barrio San Carlos con la orden de detención de este sujeto lo capturaron sin problemas, aunque la sorpresa sobrevino durante el traslado a la sede de la DDI, ya que el pai se despachó haciendo gala de una supuesta sapiencia en lenguas desconocidas que suelen usarse en rituales religiosos.

“Lo habrá hecho para simular que estaba en un trance” del que despertó repentinamente “al rubricar la notificación de su detención y comprender la gravedad de los cargos” que enfrenta, comentó un policía que presenció la increíble escena.

No es para menos, en las próximas horas el fiscal Condomí Alcorta lo indagará por los delitos de “abuso sexual con acceso carnal doblemente agravado por ser cometido contra una menor de edad aprovechando la situación de convivencia preexistente y por resultar un grave daño en la salud mental de la víctima, corrupción de menores doblemente calificada por ser la víctima menor de 13 años y por mediar violencia, amenazas y por ser conviviente, todo en concurso real”, confirmaron fuentes judiciales.

Consultadas por este diario, no ofrecieron detalles del rol que jugó la madre de la menor mientras supuestamente ocurrían estos aberrantes abusos hacia su hija de parte de su pareja, en la casa en la que convivían todos.

El fiscal Juan Cruz Condomí Alcorta lo indagará hoy por varios delitos. Hoy la víctima tiene 27 años

 

Lo cierto es que la denunciante se fue de aquel domicilio en el primer tramo de su adolescencia, aparentemente sola, sin más respaldo que su decisión de terminar con los abusos.

La crónica policial registra varios antecedentes similares en la Provincia. Hace apenas 5 meses, otro pai umbanda de 67 años fue detenido en una casa de la localidad de La Reja, en el oeste del Gran Buenos Aires, acusado de amenazar y abusar sexualmente en más de una oportunidad de una mujer y su hija de 12 años. Este ex empleado del Municipio de Moreno usaba su casa como una suerte de “templo” para hacer “curaciones” y a él acudió la víctima, de 43 años, por una parálisis facial. Paredes sometió a la mujer a una serie de “terapias” espirituales y sesiones “de curación” en las que la tocaba y la violaba. En noviembre pasado, forzando su confianza, el pai logró instalarse en la casa de ella, también en La Reja, donde la víctima vivía con su hija de 12 años. Según consta en su denuncia, allí habría abusado al menos una vez de la menor.

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $223.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla