Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Dólar Oficial $83,85
Dólar Ahorro/Turista $138.35
Dólar Blue $195,00
Euro $96,37
Merval 0,00%
Riesgo País 1425
El Mundo |LA HISTORIA DE UN HÉROE POCO CONOCIDO
El militar polaco que a puro coraje se infiltró en Auschwitz y pudo escapar

Witold Pilecki tenía 40 años cuando se hizo detener voluntariamente por los nazis para sacar información y pasarla a los aliados. La resistencia en medio del horror del Holocausto en la II Guerra Mundial

El militar polaco que a puro coraje se infiltró en Auschwitz y pudo escapar

El militar polaco Witold Pilecki

19 de Septiembre de 2020 | 02:52
Edición impresa

El 19 de septiembre de 1940, Witold Pilecki fue detenido en Varsovia y conducido a Auschwitz. A diferencia de los otros 2.000 deportados con los que compartió el fatigoso viaje en tren, este capitán del ejército polaco en la clandestinidad se había ofrecido como voluntario para entrar en los campos de concentración para conocer qué ocurría en su interior: si solo eran centros de detención, como se pensaba hasta entonces, o un infierno de horror y exterminio como se supo después.

Fue así que las Schutzstaffel alemanas (SS, paramilitares) lo capturaron en las calles de Varsovia, después de que se expusiera deliberadamente a una redada. Pilecki entró al campo con el pseudónimo de Tomasz Serafinski. Era un soldado de 40 años y bien adiestrado, que en septiembre de 1939 -inicio de la II Guerra Mundial- había luchado contra los alemanes bajo el mando del comandante Jan Włodarkiewicz. Juntos crearon un movimiento de resistencia -el Ejército Secreto Polaco- que se expandió rápidamente por todo el país.

El capitán Pilecki sobrevivió a la misión en Auschwitz donde estuvo tres años; logró fugarse para participar luego en el Levantamiento de Varsovia de 1944, caer prisionero de los nazis y quedar en libertad al final de la guerra. Terminó juzgado y ejecutado por el régimen comunista en 1948.

Actualmente, Polonia considera a esta víctima de los dos grandes regímenes totalitarios de la época como uno de sus héroes de guerra.

La historia de Pilecki es poco conocida fuera de su país. Tras la derrota relámpago de 1939, cientos de militares polacos pasaron a engrosar las redes de la resistencia, mientras la ocupación alemana desataba una ola de represión, crímenes y detenciones.

En los comienzos de 1940, llegaron a la resistencia las primeras noticias sobre los campos nazis de detención, aunque sin detalles sobre el horror que escondían. Para obtener información, la única forma era ingresar allí.

“DE OTRO PLANETA”

Pilecki llegó a Auschwitz la noche del 21 de septiembre de 1940 y describió lo que encontró como “de otro planeta”, un infierno en el que las paredes de cada edificio estaban cubiertas de esvásticas y había cuerpos sin vida por todas partes. Durante casi mil días, Pilecki vivió en Auschwitz en condiciones inhumanas: las palizas, el frío, el hambre, los asesinatos y el trabajo duro y sin descanso eran la regla. Él fue la primera persona que informó a los aliados sobre las horribles condiciones de detención y atrocidades cometidas por el régimen nazi.

Pilecki fue asignado a una intensa tarea fuera del campo, lo que le permitía pasar a los oficiales polacos informes secretos que desde 1941 fueron retransmitidos también a Londres, sede del gobierno en el exilio. Sus evidencias parecían tan horrorosas que los aliados se negaban a creer en su veracidad y pensaban que Pilecki exageraba al hablar de hornos crematorios, cámaras de gas e inyecciones para asesinar a los presos judíos, gitanos y también católicos.

Dentro del campo, este capitán creó una red clandestina, formada por células autónomas de cinco miembros, que se dedicaba sobre todo a hacer inteligencia, pero también a levantar la moral de los internos, administrar los pocos recursos –remedios y comida- disponibles y prepararse para un eventual levantamiento contra los SS que los vigilaban. Durante algunos meses, inclusive, dispuso de un radiotransmisor fabricado con piezas recicladas y que finalmente fue desarmado por un tema de seguridad.

ESCAPE DE PELÍCULA

Pero en uno de sus últimos informes, Pilecki escribió que “quedarse en Auschwitz más tiempo podría ser demasiado peligroso y difícil” y entonces planeó al detalle su huida, que se concretó la noche del 26 de abril de 1943 junto a dos compañeros, a través de la puerta trasera de una panadería del campo. Los prisioneros hallaron una llave inglesa capaz de ayudarlos a abrir la puerta, se pusieron ropa de civiles debajo de sus uniformes de rayas y llevaron tabaco con ellos para despistar a los perros rastreadores.

Ya en libertad, Pilecki se reincorporó al Ejército y escribió el primer informe de inteligencia sobre el campo de Auschwitz en 1945, que fue traducido al inglés y en 2012 sirvió de base al libro titulado “El voluntario de Auschwitz: más allá de la valentía”.

Lo que Pilecki halló en Auschwitz era tan horrendo que parecía “de otro planeta”

Pilecki fue el primero en informar a los aliados de las monstruosidades del nazismo

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia

El militar polaco Witold Pilecki

Ficha del capitán Witold Pilecki a su ingreso a Auschwitz / Archive of the Auschwitz-Birkenau State Museum

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $265.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla