Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Dólar Oficial $123,55
Dólar Ahorro/Turista $203.86
Dólar Blue $208,00
Euro $127,60
Riesgo País 1924
Más impuestos, la receta para todo del Gobierno

Más impuestos, la receta para todo del Gobierno

archivo

Por: Agustín Maspoli *

13 de Mayo de 2022 | 01:49
Edición impresa

 

En los primeros cuatro meses del año la recaudación nacional creció respecto al mismo período de 2021 un 60,2 por ciento. Si bien es un valor alto que lo ubica por arriba de la inflación, la composición hacia adentro dice mucho.

Si tomamos los dos principales impuestos, Ganancias crece un 67,8 por ciento pero hacia adentro Ganancias DGA (retenciones de comercio exterior) lo hace al 95 por ciento. Por su parte, mientras que el IVA crece al 59,3 por ciento, el IVA DGI (economía interna) crece 54,1 por ciento, menos que el total de IVA, y el IVA DGA (importaciones) lo hace al 68,8 por ciento, más que el total de IVA. Las importaciones también explican que los derechos de importación crezcan 66,5 por ciento y, por último, el impuesto PAIS (al dólar) crece 229,5 por ciento.

Obviamente las importaciones aumentan por el crecimiento de la economía, pero también están creciendo por la anticipación de importaciones: todo aquel que sea habilitado a importar y le den los dólares baratos oficiales, importará todo lo que pueda, dado que conseguir dólares para importar hoy se convirtió en la tarea más difícil, pero también la más rentable. Además muestra que el dólar turismo, todavía por debajo del blue, es un dólar barato, cuyo consumo aumenta, lo que se observa por una mayor recaudación del impuesto PAIS.

Recaudación e inflación

Más allá de dichas distorsiones de dólares baratos, la base principal del comportamiento de la recaudación en esta primera parte del año es la aceleración de la tasa de inflación, la que está aumentando la base imponible del sistema tributario. El círculo vicioso es el siguiente: primero emiten para financiar el déficit, luego aumenta la inflación y recaudan.

Si uno analiza el kirchnerismo desde 2008, la inflación fue siempre saltando hacia arriba otorgándole un aumento de la recaudación, obviamente nominal. Y esto durará hasta que la tasa de inflación empiece a reducir la base imponible, lo que se conoce como curva de Laffer: en cierto punto, la mayor tasa de inflación comienza a erosionar la base imponible tributaria por una menor demanda de saldos reales por parte del público.

En 2021 el factor “suerte” fue uno de los que ayudó al gobierno a aumentar la base imponible: la soja superó los U$S 600 la tonelada y las retenciones crecieron 148 por ciento. Este año, la suerte sigue estando, pero tampoco es posible que la soja valga mucho más de lo que vale actualmente como para subir la base imponible. Es por ello que a lo primero que se recurrió es a aumentar la presión impositiva sobre dicho sector, subiendo las retenciones a la harina y el aceite de soja (y que, además, es lo único que puede hacer por decreto sin ir al congreso).

¿Entonces, cuando la “suerte” no alcanza, y la inflación tampoco puede dar mucho más, cuál es la solución del gobierno? No hace falta mucho que pensar: es subir los impuestos. Comenzó en diciembre de 2019, subiendo las retenciones a partir de la ley de solidaridad; luego la reforma del impuesto a las Ganancias, subiendo la alícuota de las empresas nuevamente al 35 por ciento; la suba de Bienes Personales, especialmente a las tenencias en el exterior; el nuevo acuerdo fiscal con las provincias, que las habilita a subir Ingresos Brutos; en 2021 con el impuesto extraordinario a la riqueza; y, finalmente, en 2022 una nueva suba de retenciones y este borrador (¿“para la tribuna”?) de un nuevo impuesto a la renta extraordinaria, que no pueden explicar mucho en detalle de qué se trata.

Por tanto, cuando ya no quede el efecto inflación, cuando la suerte de los precios internacionales esté echada, o cuando la capacidad de subir o poner nuevos impuestos no sea posible, ¿cuál será el próximo paso?. ¿Será la devaluación del tipo de cambio oficial? Esto le otorgaría un aumento de recaudación genuina por parte del sector externo.

Hay algo que podría hacerse y que requiere gestión: es hacer administración tributaria. La presión tributaria es alta porque los que la sufren son los formalizados y con tasas cada vez mas crecientes, mientras que los que se mantienen en la informalidad, continúan con tasas de cero, aumentándose cada vez más la inequidad tributaria.

Es afuera del zoológico donde habrá que trabajar, sobre todo en una economía inflacionaria, y donde todas las variables nominales se encuentran distorsionadas. A modo de ejemplo, no es discutiendo la valuación de las propiedades en el exterior de los que declaran: es encontrando los que no declaran sus propiedades en el exterior, con inteligencia fiscal. Como siempre, es el camino fácil. Lo que el gobierno no está pensando es en otras alternativas para que en el mediano plazo haya mayor capacidad de financiar al estado.

* Vicepresidente del Bloque de Senadores Juntos en PBA

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $305.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla