Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Así se armó la "zona liberada" Por Hipólito Sanzone

25 de Agosto de 2000 | 00:00
La Justicia sospecha que la clave de la "zona liberada" pasó por dos ejes: esa noche había que poner menos policías en la calle y procurar que los que quedaran no conocieran Pinamar.
Se sabe que en esta pesquisa no hubo un testimonio directamente incriminatorio contra el ex comisario Gómez, pero que la suma de distintas declaraciones permitieron a los investigadores judiciales armar el rompecabezas que la policía había dejado incompleto.
La Liebre Gómez habló con Gregorio Ríos y con Gustavo Prellezo antes y después del crimen, una cuestión que el ex policía había negado prolijamente en distintas instancias de la causa.
Al dictar la prisión preventiva de Gómez, la jueza Merlo tomó en cuenta un hecho sumamente sugestivo ocurrido en la madrugada del 24 al 25 de enero de 1997: que el ex comisario no dispuso esa noche un operativo especial en los alrededores de la mansión de Andreani, teniendo en cuenta que el empresario postal daba una fiesta a la que estaban invitados personajes de la política, funcionarios e importantes hombres de negocios.
La jueza consideró que esa falla de Gómez fue algo más que simple negligencia policial. Y más aún cuando los investigadores judiciales le llevaron los testimonios de policías que estuvieron de servicio aquella noche.
Uno de ellos, el sargento Rubén Gajate contó que fue relevado del rondín que realizaba por la zona del barrio Golf, a bordo del patrullero 019 y se le comisionó ir a la mansión de Andreani a averiguar si tenían autorización municipal para encender fuegos artificiales cuando las campanadas de la medianoche anunciaran el cumpleaños del dueño de casa.
A las tres de la mañana, casi dos horas antes del secuestro de Cabezas, el comisario Gómez operó otro cambio sugestivo en el funcionamiento de la comisaría a su cargo. Sospechosamente mandó a otro móvil que recorría la zona cercana a lo de Andreani a apostarse frente a la confitería bailable KU, distante a unas 35 cuadras de la mansión y a unas 20 del lugar donde fue secuestrado José Luis Cabezas.
Esa noche Gómez hizo otros movimientos sugestivos: cambió al inspector Mendoza por el suboficial Irineo Torres y al suboficial Castillo por el suboficial Carrizo. De esta forma sacó de la comisaría a dos hombres que vivían en Pinamar, que conocían la zona y conocían a otros personajes luego involucrados en la causa, como los oficiales Prellezo, Luna y Cammaratta y los reemplazó por efectivos del Operativo Sol que en muchos casos era la primera vez que pisaban las calles arenosas del pinar.

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $194.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla