Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
El crimen de ricardito

Pidieron perpetua para la pareja acusada de matar a un nene de 7 años

Lo solicitó el fiscal para la madre de la víctima y su pareja. El niño presentaba golpes y signos de abusos. El martes darán el veredicto

Pidieron perpetua para la pareja acusada de matar a un nene de 7 años

ricardito. murió en noviembre de 2015, en el hospital de niños / archivo

El fiscal de Juicio de La Plata Martín Chiorazzi solicitó ayer prisión perpetua para Gisela Alejandra Alí y su pareja José Antonio Mendoza Pacheco, al considerarlos autores del brutal asesinato de un niño de 7 años, hijo de la acusada, conocido en Villa Elvira como “Ricardito”.

La fiscalía le imputó a ambos el delito de “homicidio calificado por el vínculo, alevosía y ensañamiento”. En tanto, la defensora oficial Julia Martínez planteó la absolución de la acusada Alí, al considerar que no hay pruebas para probar la autoría.

Por su parte, la defensora oficial Verónica Garganta, solicitó para Mendoza Pachelo una pena por homicidio preterintencional.

El Tribunal Oral en lo Criminal III de La Plata -integrado por los jueces Andrés Vitali, Ernesto Domenech y Santiago Paolini- pasó a un cuarto intermedio hasta el martes próximo, al mediodía, para dar a conocer el adelanto del veredicto. Durante este debate se recibieron una serie de informes entre los que se destacaron el de los peritos psiquiatras, quienes expusieron un diagnóstico sombrío sobre la salud mental de Alí y su pareja.

Los profesionales plantearon perfiles de psicopatía en la pareja que tenía al cuidado al chico que tenía 7 años -cuando fue víctima de un aberrante crimen el 3 de noviembre de 2015- y a su hermano de 11.

Concluyeron que la mujer se plantó ante la requisitoria con la finalidad de mejorar su posición ante el Tribunal, pero no mostró interés por lo que había sucedido.

Entre los testimonios destacados en las audiencias está el de Mendoza Pacheco, el peruano que había llegado al país poco tiempo antes de ese aberrante asesinato y había iniciado una relación con Alí, luego de que la mujer se separara del padre de los niños, un hombre afectado por una enfermedad crónica.

El dueño de una remisería situada en la misma cuadra (92 entre 12 y 13), donde ocurrió el hecho, dijo que el día en que se declaró la muerte del niño, a las 7, lo vio con vida, junto a Alí y su hermanito, caminando hacia la parada de colectivos. El vecino vio a Ricardito caer dos veces con gestos de dolor. A media mañana, la mujer pidió un remís y se subió con Ricardito en brazos. Pidió que los llevaran al Hospital de Niños. Los médicos de ese centro de salud declararon que el chico estaba muerto cuando llegó. Calcularon que llevaba tres horas sin vida cuando ingresó a la guardia. Presentaba más de 20 lesiones y signos de abuso.

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...