Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Esperan venderla por una suma de entre 40 y 60 mil euros

Subastan la pistola con la que se habría suicidado Van Gogh

El arma fue hallada en 1960 por un granjero en un campo del sur de Francia, donde setenta años antes el pintor impresionista había puesto fin a su vida disparándose un tiro en el pecho

Subastan la pistola con la que se habría suicidado Van Gogh

El arma será rematada por una casa de subastas parisina / web

La casa de subastas Rémy Le Fur anunció que el miércoles próximo rematará en París la supuesta pistola con la que en 1890 se suicidó el pintor Vicent Van Gogh. El arma, cuya legitimidad ha sido alguna vez objeto de dudas, saldrá a la venta por un valor base de 40 mil euros, aunque sus vendedores esperan obtener hasta 60 mil.

Exhibida por primera vez hace dos años por el Museo van Gogh de Amsterdam durante una muestra titulada “Al borde de la locura: Van Gogh y su enfermedad”, la pistola en cuestión fue hallada alrededor de 1960 en un prado del pueblo de Auvers-sur-Oise por un granjero que se la dio a la madre del propietario actual.

A esa pequeña población del sur de Francia se había mudado en 1890 el emblemático artista holandés, quien se alojó en la habitación número cinco de la posada de Arthur Ravoux. Pese a hallarse en la cima de su carrera artística, produciendo un promedio de una pintura al día, Van Gogh estaba mentalmente inestable cuando decidió mudarse allí.

El 27 de julio de ese año, el pintor, que solía salir a trabajar al campo, regresó a la posada después de las 9 de la noche con una herida de bala, reconociendo que había intentado suicidarse, según relató en su momento la hija del posadero, Adeline Ravoux.

Algunas versiones indican que el pintor se encaminó a un terreno tras la iglesia del pueblo y se disparó en el pecho. Lo cierto es que tras perder la conciencia, se despertó al anochecer en grave estado y dos días después, el 29 de julio de 1890, murió en la misma posada en la que se había alojado.

¿SUICIDIO O ACCIDENTE?

Aunque durante los últimos veinte años la legitimidad del arma ha sido objeto de discusión, existen pruebas que sustentarían esa posibilidad: su fecha de fabricación (entre 1875 y 1893), el hecho de que se la halló en el mismo lugar donde Van Gogh la habría utilizado; y su calibre, 7 milímetros, el mismo de la bala recuperada del cuerpo del artista, según lo descrito el médico que lo atendió en el momento de su muerte, el doctor Gachet.

Estudios científicos corroboraron también que el arma había estado enterrada desde la última década del siglo XIX; y que su baja potencia de fuego, explicaría por qué el artista no murió en el acto tras el impacto.

Estas cuestiones fueron analizadas por el escritor Alain Rohan, quien en 2012 publicó “¿Encontramos la pistola del suicidio?”, un libro que repasa los detalles del episodio y los datos ciertos en torno a él.

No obstante ello, dos investigadores americanos sostienen que el artista no se suicidó, sino que sufrió un accidente. De acuerdo con esta versión, dos jóvenes estaban jugando con una pistola cerca de él cuando uno de ellos apretó el gatillo por error y le hirió. Aunque fuera cierta esta teoría, la pistola podría ser la misma que le hirió de muerte y fue después abandonada en el prado.

La posibilidad de que Van Gogh haya sido asesinado se planteó por primera vez en la biografía escrita por Steven Naifeh y Gregory White Smith en 2011, y se reproduce en la película “Loving Vincent”, donde se presentan unas 56 mil pinturas al óleo basadas en el trabajo de nueve años.

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla