Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Información General |La semana pasada los puestos asomaron la nariz. En estos días se expandieron por doquier
El comercio ilegal toma la calle mientras el legítimo agoniza

Pese al crecimiento de casos de COVID-19 en la Región, la venta ambulante vuelve a ganar espacios en las veredas de las principales arterias. Sin “protocolos” ni controles

El comercio ilegal toma la calle mientras el legítimo agoniza

El comercio legal, cerrado. El ilegal, a sus anchas en la Ciudad / El DIa

29 de Mayo de 2020 | 02:08
Edición impresa

Ahora no tienen “competencia”. Los vendedores ambulantes están protagonizando un gradual y sostenido retorno a los puntos neurálgicos de la Ciudad, mientras el comercio legal -exceptuando rubros como alimentación y farmacia- sigue con sus persianas bajas, acumulando deudas mes a mes y cierres día a día.

Y todo indica que continuará ese camino, siempre y cuando se atiendan las declaraciones que realizó el sábado último el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, durante la conferencia de prensa que compartió con el presidente de la Nación, Alberto Fernández, y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

“Hace más de cuatro años que venimos denunciando esa situación, la del crecimiento constante de la venta ambulante, y (las autoridades) nunca la pudieron ordenar”, dijo a este diario el titular de la comisión de centros comerciales de la Federación Empresaria La Plata (FELP), Alberto Catullo.

“Nuestro reclamo por la reapertura comercial siempre fue acompañado de protocolos estrictos para proteger a los empleados y a los clientes, y de una disposición absoluta para adecuarnos a las medidas de cuidado, con las que acordamos plenamente”, dijo, para preguntarse: “¿Qué protocolo tienen los vendedores ambulantes? ¿Acaso alguien los legalizó? Además, ocupan la vía pública, lo cual atenta contra las pautas de distanciamiento social. Y nadie les dice nada”, hizo notar.

“Es más -puntualizó otro comerciante platense-, en la propuesta que la Comuna elevó a la Gobernación para una controlada reapertura de los comercios minoristas se planteaba convertir las principales arterias en peatonales con el fin de facilitar el distanciamiento entre las personas, pero ahora las veredas ven reducido su espacio y no se toman medidas. Es realmente contradictorio”, disparó.

Una recorrida por la estación de trenes, la terminal de ómnibus y las principales esquinas céntricas, permitió observar que los manteros sólo utilizan un tapabocas. Por lo demás, se manejan exactamente igual que antes de la pandemia.

Eso sí, han sumado productos a su “oferta comercial”, como barbijos y alcohol en gel a bajo precio y de inescrutable origen y calidad.

Mientras el comercio platense sufre las severas consecuencias de la pandemia y muchos rubros aún continúan sin poder levantar las persianas, en los últimos días se multiplicaron los puestos de venta ilegal callejera en las calles de la Ciudad.

El regreso

La semana pasada, los ambulantes realizaron un tanteo del terreno. En un par de sitios de la diagonal 80, así como en tres o cuatro esquinas de la avenida 7 y otras tantas de la calle 8, se instalaron manteros con poca mercadería. Pasaron los días y no pasó absolutamente nada en materia de controles. Piedra libre.

Así las cosas, desde el lunes último los puestos de venta ilegal callejera comenzaron a expandirse a sus anchas.

Avenida 7 y las calles perpendiculares, desde la Plaza Italia hasta la zona de la Legislatura bonaerense, comenzaron a mostrar un paisaje no igual pero similar al de antes de la pandemia y la cuarentena.

Los rubros con más puestos siguen siendo los de indumentaria y calzado, en primer lugar, y el ya tradicional tutti frutti de anteojos, bijouterie, relojes, fundas para celulares y demás, en segundo.

La calle 8 es uno de los sitios preferidos por los ambulantes, aunque su carácter exclusivamente comercial -apagón del comercio mediante- le quitó volumen de circulación, por lo que 7 es más elegida por los puesteros y manteros. Sobre todo a la mañana, el momento del día con mayor movimiento de gente.

La terminal de ómnibus, así como ciertos puntos de la calle 12, también son testigos por estos días del regreso del comercio ilegal.

Y, por supuesto, los alrededores de la estación de trenes, sitio de mayor concentración de puestos antes de la pandemia, hasta que a fines del 2019 le arrebató ese sitial la Plaza Italia al ritmo de la venta de ropa usada (ver nota aparte).

El rubro verdulería también retornó. Frutas y verduras a precios incomparables con los de las verdulerías -solamente posibles por el no pago de alquiler, impuestos, tasas, salarios y demás- atraen clientes al paso. La calidad, habrá que descubrirla al llegar a casa. Y no hay reclamo. Como tampoco con un reloj, un buzo o un pantalón de jean.

Barbijos y alcohol

“Ahora, muchos manteros ofrecen barbijos y alcohol en gel de variados tamaños y precios. Esto es una jo...”, comentó un comerciante de la Ciudad a este medio.

Días atrás, el presidente del Centro Comercial Calle 8, 9 y Adyacencias, Guillermo Salvioli, expresó su bronca y la de sus pares porque “uno ve cerrados a casi todos los comercios habilitados, los que tributan al fisco, sabe que esos trabajadores o propietarios ya no cuentan con ahorros porque llevan más de sesenta días sin facturar un peso, pero al mismo tiempo ve que cada día hay más vendedores ambulantes: ¿qué protocolo siguen?”, cuestionó.

“Seguimos pagando impuestos y tasas, pero no podemos abrir las puertas. Estamos en nuestras casas mientras los ambulantes y los show room, que también son ilegales, están trabajando sin problemas. Es realmente insólito”, reflexionó Alberto Catullo.

115,7
Por ciento creció la venta ilegal callejera en la Ciudad en el último trimestre del 2019 en comparación con el tercero, lo cual llevó a La Plata al puesto número uno de todo el país en materia de comercio ambulante. En CABA, el segundo distrito de la Argentina, el incremento intertrimestral fue del 21,7 por ciento: 94 puntos porcentuales menos.
58,4
Por ciento descendió la venta ilegal callejera en las calles platenses en julio del 2019 en comparación con junio. Fue el mes de mayor baja, cuando se decidió combatir el comercio ambulante. Un espejismo. Pues desde agosto en adelante la cantidad de puestos en las calles y plazas no paró de aumentar hasta batir todos los récords.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia

El comercio legal, cerrado. El ilegal, a sus anchas en la Ciudad / El DIa

Indumentaria sigue siendo el rubro ilegal más expandido / El DIa

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $194.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla