Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Dólar Oficial $100,71
Dólar Ahorro/Turista $166.17
Dólar Blue $164,00
Euro $118,48
Riesgo País 1502
Espectáculos |EN DIÁLOGO CON EL DIA
John Leguizamo: “Los latinos sentimos que merecemos más y no aceptamos menos”

Actor, productor, guionista y comediante colombiano nacionalizado estadounidense, ha triunfado en Hollywood pero lo ha “rechazado” de la mano de proyectos propios con los que busca reivindicar a los latinos. En ese plan estrena “Inexplicable. Latinoamérica”, la serie de no ficción que presenta para History

John Leguizamo: “Los latinos sentimos que merecemos más y no aceptamos menos”
María Virginia Bruno

Por: María Virginia Bruno
vbruno@eldia.com

16 de Mayo de 2021 | 05:31
Edición impresa

Nacido en Bogotá pero criado en Queens, John Leguizamo (56) se metió por la ventana en el universo de Hollywood y llegó a atravesarlo por la puerta principal de la mano de películas como “Carlito’s Way”, “Moulin Rouge!”, “Romeo + Julieta”, “The Fan”, “¿Reinas o Reyes?” o “John Wick”. Pero el actor, productor, guionista y comediante nunca se olvidó de sus orígenes y así llega a “Inexplicable. Latinoamérica”, la serie de no ficción que presenta para History sobre misterios de por aquí que siguen sin ser develados.

Desde Nueva York, en donde vive con su mujer y sus dos hijos, John Leguizamo saluda con simpatía a la prensa internacional que está reunida detrás de la pantalla, en el marco de un evento organizado por History para promocionar el estreno de esta producción que llegará el próximo sábado a las 22.45 a la señal.

Con su español oxidado, y un entusiasmo que se le siente honesto a juzgar por sus sonrisas y respuestas sin cassette, el actor hablará sin concesiones durante más de una hora sobre este proyecto que lo convoca pero, también, sobre cómo ha sido su vida como latino en un país que lo ha hecho sentir “invisible” en más de una oportunidad.

Su historia Estados Unidos comenzó como la de la mayoría de los inmigrantes latinoamericanos que llegan al país del norte “buscando una vida mejor, empleo y todo eso que los inmigrantes buscan”. Tenía cuatro años cuando lo recibió Jackson Heights, “un barrio pobre de Queens, difícil, de muchas peleas”, en el que su familia empezó de cero y en inglés pero que, con mucho esfuerzo, logró salir adelante.

“A los 17 años descubrí que tenía un talento de hacer comedia, de hacer voces, dialectos, personificaciones”, recuerda el actor que, tras algunos castings sin suerte, encontró un papel a su medida y debutó interpretando a un villano en “Miami Vice”.

Gracias a sus rasgos y su color de piel, no tardó demasiado en comprender que ése sería el tipo de personajes que le ofrecerían. “Porque así nos ponían aquí a los latinos: la mayoría de roles eran como villanos”, asegura Leguizamo y retrata a Hollywood como un lugar oscuro más allá del glamour de las alfombras rojas con “mucha traición, un poco de opresión y racismo”.

“La mejor manera de entrar a Hollywood es rechazándolo. Y eso fue lo que yo hice... porque sabía que Hollywood no me quería aceptar”

 

Quedarse viviendo en la queja eterna y conformarse con las sobras no era una opción para Leguizamo que se puso al frente y cambió las estrategias del juego. “Yo creo que la mejor manera de entrar a Hollywood es rechazándolo. Entonces eso fue lo que yo hice. Yo empecé a escribir mis propias obras y mis propios guiones, porque yo sabía que Hollywood no me quería aceptar. Encontré (una entrada) por otras partes, por teatro, por series, por libros y seguí por ahí produciendo mis propias películas, porque era la única manera para un latino de sobrevivir y de tener éxito en este país”, cuenta.

De hecho, dirá más adelante, para él “el éxito es una cosa que no es fácil de entender”, mucho menos, “cómo uno tiene éxito en un país como los Estados Unidos”, algo que le resulta “un poco inexplicable”.

Pero aún se sorprende por esa “crítica increíble” que le dieron en Broadway cuando estrenó su primera obra de teatro, “Mambo Mouth” (1991), que hizo que en esa pequeña sala, alentados por el boca en boca, figuras de la talla de Al Pacino (con quien dos años después, en 1993, compartiría set en “Carlito’s Way” interpretando al inolvidable Benny Blanco from the Bronx), Olympia Dukakis, Tim Burton, Sam Shepard o Arthur Miller se congregaran en la platea para ver “a ese jovencito todo loco” interpretando a siete personajes latinos, entre ellos, a un inmigrante ilegal encarcelado, a la estrella sórdida de un programa de televisión, a un adolescente excitado y a una prostituta en problemas con su novio.

Reconoce que esa “fue una experiencia tan increíble que me dio mucha confianza (para entender) que yo podía tener éxito hablando de mis temas, representando a la gente latina”. Supo, en aquel momento, al público estadounidense le interesaba ese tipo de contenido.

Desde entonces, y a la par de taquilleros proyectos (tiene más de 150 créditos en películas de Hollywood, donde compartió cartel con actores de renombre como Robert De Niro, Leonardo DiCaprio, Keanu Reeves, Arnold Schwarzenegger, Ewan McGregor, Patrick Swayze y Nicole Kidman, entre otros), Leguizamo se da su tiempo para encarar proyectos que busquen reivindicar no sólo la cultura latina sino su contribución a la historia estadounidense.

“Porque hemos estado en este país por 500 años y peleamos en todas sus guerras… y hemos ganado medallas y hemos tenido héroes de los que nadie habla. Y esa ha sido mi misión en los Estados Unidos: traer eso a la pantalla, a libros de texto, para que los jovencitos que crecen en este país sientan orgullo y sientan que merecen honor en este país”, dice.

Esta misión lo llevó, por ejemplo, a escribir y protagonizar “La historia de los latinos para los bobos” (datazo: el espectáculo está disponible en Netflix), un filoso monólogo en el que se hace pasar por un maestro de escuela que enseña los episodios históricos que “no aparecen en los libros escolares”. Estrenado en 2017, logró en 2018 un reconocimiento de los máximos galardones del teatro estadounidense, los Premios Tony, y lo ha llevado a recorrer más de 30 ciudades de su país de la mano de casi una centenar de funciones con las que ha dividido al público entre aplausos de pie, sonrojadas e insultos para que se “vuelva a México”...

AMÉRICA LATINA A LA TEVÉ

Con toda esta introducción no es de sorprender que Leguizamo haya aceptado casi con los ojos cerrados la propuesta de History para presentar esta versión latinoamericana del programa original que encabeza William Shatner, con la que busca poder mostrar algo novedoso en pantalla.

“La primera película que hice fue en Francia con Héctor Alterio. Él siempre me hablaba de Argentina y de lo bello que era. Siempre he tenido muchas ganas de ir”

 

“Porque siempre vemos lo que pasó en los Estados Unidos y ya conocemos muchos de esos temas que se rehacen y rehacen. Yo quería ver algo nuevo, algo de nosotros y por eso me excitó mucho poder hacer esto”, admite el intérprete y confiesa sentirse “orgulloso y emocionado” por tener esta posibilidad.

A través de material de archivo, recreaciones y testigos, “Inexplicable. Latinoamérica” promete profundizar en 40 de los eventos más misteriosos de la región que todavía buscan una explicación.

En su primera temporada, se abordarán sorprendentes historias como la del hotel de los suicidios en Colombia o la famosa región del Triángulo de las Bermudas; pero también habrá lugar para seres monstruosos como El Chupacabras y San La Muerte; personas con habilidades extrasensoriales; y mitos como el del dios maya Camazotz. La serie incluirá además casos de personas que no estaban destinadas a morir, como los jóvenes uruguayos en la Cordillera de los Andes o el Lázaro de Corabastos en Colombia.

Argentina estará presente en al menos cinco de los ocho episodios que componen esta primera entrega e incluirá el caso de la familia Gill en Entre Ríos (que misteriosamente desapareció en una región conocida por ser un punto caliente para el avistamiento de OVNIs); la ambiciosa carrera de rally sudamericana que iba desde Buenos Aires hasta Caracas (en la que dos pilotos repentinamente se desvanecen en la carretera viviendo una experiencia paranormal); o la historia del argentino Benjamín Solari Parravicini, conocido como el Nostradamus de América (quien vaticinó varios eventos de renombre mundial, desde el asesinato de John F. Kennedy hasta los atentados a las Torres Gemelas), entre otros sucesos.

“El éxito es una cosa que no es fácil de entender y cómo uno tiene éxito en un país como EE UU, para mí es un poco inexplicable”

 

Sobre nuestro país, Leguizamo tiene buenas referencias y recuerdos. Cuenta que, en sus inicios, cuando tenía 20 años, compartió elenco con Héctor Alterio, quien “siempre me hablaba del país y lo bello que era” por lo que “siempre he tenido muchas ganas de ir”. El filme que los hizo coincidir fue “Atrapados por un loco amor”, de 1984, que tenía como protagonista al argentino junto a Geraldine Chaplin, y fue filmado en Francia.

El actor colombiano confiesa que entre sus deseos de visitar esta parte del mundo están también las recomendaciones de su hija que estudió durante un tiempo en la Ciudad de Buenos Aires. Y reconoce que también lo seduce una invitación que el showrunner de la producción, Jorge Luis Sucksforf, le hizo y que lo tiene deseando poder subirse a un avión cuando se pueda.

“Ahora tuvimos que trabajar de manera virtual, pero tengo prometido un asado”, asegura, entre risas, Sucksforf, y el actor asiente: “Y por eso mismo tengo pensado ir a la Argentina, para el asado tan delicioso que me prometió él”.

Aunque ha tenido varias experiencias en televisión, con participaciones en series como “ER”, “BloodLine”, “The Mandalorian” y, más recientemente, “When They See Us” y “Network Waco” (por las que recogió nominaciones a los Critic’s Choice y Emmy), con “Inexplicable. Latinoamérica” debutará en la presentación televisiva.

Un desafío que atravesó sin miedo confiando en la versatilidad interpretativa que le ha permitido saltar de proyectos tan dísimiles entre sí como de “Super Mario Bros.” a “The Happening”, por ejemplo.

“Creo que una de las grandes cosas de ser un artista es que tu imaginación es una gran parte de tus recursos: tu riqueza está en tu cabeza”, admite Leguizamo que, para encarar esta producción, tuvo que tomar cursos y pedir ayuda para sacarse “lo gringo y arreglar el acento” de su lengua materna tras años y años de vida en inglés.

LA CRISIS, UNA OPORTUNIDAD

Leguizamo, que aprovecha una pregunta para manifestar su solidaridad con su país natal, Colombia, que atraviesa una grave crisis social (“yo espero que respeten las manifestaciones porque así se protege la democracia y quiero que la paz regrese a mi país”, anhela), califica como “muy duro” el “golpe que nos pegó el ex presidente de Estados Unidos”, Donald Trump; pero, al mismo tiempo, celebra la oportunidad que emergió tras ese mandato.

“Yo creo que nos dio una fuerza y nos unió de una manera impresionante. Porque hasta Hollywood cambió, hasta los Oscares están cambiando y las corporaciones y toda función de producción en los Estados Unidos está buscando más empleados latinos, más ejecutivos latinos, más contenido latino porque saben que somos casi el 20% de la población de este país. Somos la minoría más grande y ahora somos el electoral más grande del país”, remarca entusiasmado.

Toda esta situación, advierte el actor, ha generado un cambio de consciencia entre los latinos que, aunque lo han hecho durante mucho tiempo, ya no se dejan avasallar. “Nosotros también sentimos que merecemos más y no aceptamos menos ahora”, reflexiona.

Con películas rodadas en Colombia, Ecuador y México, Leguizamo confiesa que le “encantaría” poder seguir llevando a las pantallas historias o personajes latinos o trabajar de la mano de artistas de por acá.

Mientras tanto, y en paralelo a “Inexplicable”, se adapta a las nuevas formas que nacieron con la pandemia y ofrece funciones vía streaming junto a Ethan Hawke del clásico de Samuel Beckett “Esperando a Godot”. En cine se lo podrá ver más adelante siendo parte de la próxima película de Barry Levinson, “The Survivor”, biografía de Harry Huft, junto a Ben Foster y Danny Devito, que está en etapa de preproducción.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia

Al Pacino y John Leguizamo en una escena del clásico “Carlito’s way” (1993)

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $305.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla