Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
El Mundo |INCERTIDUMBRE, TRISTEZA Y DESACUERDO CON LA INVASIÓN MILITAR A UCRANIA
Escape ruso sin freno: no quieren morir en la guerra

Luego de que Putin anunciara la movilización de 300.000 reservistas, comenzó un éxodo en cascada a países limítrofes como Armenia o Georgia para evitar ir al ejército

Escape ruso sin freno: no quieren morir en la guerra
23 de Septiembre de 2022 | 01:37
Edición impresa

Moscú empezó ayer su movilización de tropas adicionales para reforzar su ofensiva en Ucrania, después de que las autoridades anunciaran que miles de personas se habían presentado voluntariamente, y pese a que muchos rusos huyen del país para no verse obligados a combatir.

Por caso, en la zona de llegadas del aeropuerto de Ereván, en Armenia, Serguéi aparece demacrado y agotado tras escapar de Rusia con su hijo por miedo a ser enviado al frente en Ucrania. Igual que algunos de sus compatriotas “no quiere morir” en la guerra.

Este hombre de 44 años, que prefiere no dar su apellido, es uno de las decenas de miles de rusos que abandonaron su país desde la invasión de Ucrania, un fenómeno que parece haber aumentado desde que el presidente Vladimir Putin anunció el miércoles la movilización parcial de los reservistas.

Las autoridades dijeron que llamarían a 300.000 reservistas, pero muchos rusos temen una movilización mucho mayor.

“La situación en Rusia me hizo decidir irme. Sí, salimos de Rusia a causa de la movilización”, dice Serguéi. Su hijo Nikolai, de 17 años, está de acuerdo: “Decidimos no esperar a que nos llamaran al ejército. Nos fuimos”.

Aunque asegura no sentir pánico, insiste en la “incertidumbre” que reina y habla de su “tristeza” por los acontecimientos. Un sentimiento compartido por otros rusos que llegaron en el mismo vuelo a Armenia, un país del Cáucaso donde pueden permanecer hasta 180 días sin necesidad de visado.

“No es bueno ir a la guerra en el siglo XXI, por no decir otra cosa”, comenta Alexéi, de 39 años. No sabe si podrá volver a Rusia algún día. “Todo dependerá de la situación”, agrega.

En Rusia, “casi nadie apoya esta guerra”, asegura otro ruso que prefiere no dar su nombre. “Es tan doloroso, que solo quiero que termine”.

Desde la orden de movilización de Vladimir Putin, la mayoría de los que llegan a Ereván son hombres en edad de combatir. Muchos de ellos parecían asustados y reacios a contar los motivos por los que habían dejado todo atrás.

El miércoles, más de 1.300 personas fueron detenidas en toda Rusia en las protestas contra la movilización, según la ONG especializada OVD-Info.

Dmitri, de 45 años, huyó a Armenia con solo una valija, dejando atrás a su mujer y sus dos hijos, sin “ninguna idea” de lo que haría allí. “No quiero ir a la guerra. No quiero morir en esta guerra sin sentido. Es una guerra fratricida”, asegura.

Según Google Trends, una herramienta que rastrea las tendencias de búsqueda en Google, la frecuencia de consultas como “salir de Rusia” se multiplicó casi por 100 tras el anuncio de la movilización el miércoles.

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, dijo ayer que las informaciones sobre un éxodo de rusos eran “muy exageradas”. Sin embargo, los vuelos desde Rusia, muy limitados y caros desde las sanciones occidentales a Moscú tras la invasión de Ucrania, iban casi llenos para casi todos los destinos aún disponibles. Y en las redes sociales, muchos temen que pronto se cierren las fronteras, lo que privaría a los rusos de salir, incluso por tierra.

El miércoles, el flujo por ruta de ciudadanos rusos hacia la vecina Finlandia (que pertenece a la Unión europea) aumentó un 57 por ciento. En tanto, según la última cifra del servicio de inmigración armenio en junio, casi 40.000 rusos han llegado al país desde que comenzó la invasión de Ucrania. En la vecina Georgia han llegado 50.000 rusos en el mismo período, según las cifras oficiales.

Viktoria Platunova, una opositora rusa que se refugió en Georgia tras el comienzo de la guerra en Ucrania, ya compró varios colchones para recibir a compatriotas que huyen de la movilización decretada en Rusia o que llegaron a Tiflis hace unos días como turistas y han decidido ahora quedarse.

Medios locales y redes sociales publicaron imágenes del paso fronterizo Verjni Lars, el único entre Rusia y Georgia, en las que se observan atascos de hasta 40 km con centenares de coches de rusos que intentan entrar en territorio georgiano.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico Promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$60.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $490.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla