Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
duro mensaje a la curia del vaticano

El Papa denunció “resistencias malvadas” dentro de la Iglesia

Francisco cuestionó la oposición “oculta” a las reformas que impulsa desde hace tres años

El Papa denunció “resistencias malvadas” dentro de la Iglesia

El Papa pronunció un duro discurso condenando a los opositores a sus reformas en la Curia

CIUDAD DEL VATICANO.- El papa Francisco denunció ayer la existencia de “resistencias malvadas” y “ocultas” a la reforma de la Curia, que está implementando desde hace tres años, en el discurso que dirigió ayer a sus miembros.

Como cada año, Francisco aprovechó su discurso para felicitar la Navidad a la Curia, el Gobierno de la Iglesia católica, para lanzar un nuevo mensaje a sus miembros.

En el pasado había hablado de las “enfermedades de los eclesiásticos”, en otro discurso enumeró las posibles “curas” y en esta ocasión les advirtió de que no puede haber reforma si ellos no cambian. Además aprovechó la ocasión para lamentar las “resistencias” a la reforma que junto a los cardenales del llamado grupo “C9” está intentando implementar.

MALESTAR

Las palabras del Papa cobran mayor importancia en el contexto de malestar en el seno de la Iglesia católica tras la filtración de una carta firmada por cuatro cardenales en la que se cuestionan algunos puntos de su exhortación “Amoris Laetitia” y en la que se le exige su rectificación.

En su discurso, Francisco afirmó que existen resistencias a la reforma que “a veces nacen de la buena voluntad y del diálogo sincero”. Pero, también denunció “las resistencias ocultas, que nacen de corazones asustados y endurecidos, que se alimentan de las palabras vacías del gatopardismo espiritual de quien dice que quiere cambiar las cosas, pero después quiere que todo quede como antes”, dijo.

Advirtió que “existen también resistencias malvadas, que germinan en mentes perversas y se presentan cuando el demonio inspira intenciones malas. Este último tipo de resistencia se esconde en justificaciones, y, en tantos casos, acusaciones, que se refugian en las tradiciones, en las apariencias, en las formalidades, en lo conocido (...).

No obstante, Francisco dijo que había que escuchar “las “resistencias buenas -incluso las menos buenas- que son necesarias”.

Al respecto de la reforma del Gobierno de la Iglesia, Francisco explicó que “no tiene fines estéticos” y que “no puede ser entendida como una especie de lifting o de maquillaje para embellecer el anciano cuerpo curial o como una operación de cirugía estética”. “Queridos hermanos, no son las arrugas de la Iglesia lo que se tienen que temer, sino las manchas”, aseveró.

Por ello, les indicó que para realizar la reforma no basta “cambiar el personal, sino que la Curia debe renovarse espiritualmente, humanamente y profesionalmente”. “La reforma de la Curia no se realiza con el cambio de las personas -que se está realizando y se realizará- sino con la conversación entre las personas”, explicó.

Y agregó que “sin una conversión y una purificación permanente, sin un cambio de mentalidad, el esfuerzo funcional resultaría en vano”. En esta ocasión, el pontífice argentino enumeró y explicó los doce criterios que tienen que inspirar la reforma de la Curia: individualidad, pastoralidad, misionaridad, racionalidad, funcionalidad, modernidad, sobriedad, subsidiariedad, sinodalidad, catolicidad, profesionalidad y gradualidad.

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...