Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
SEGÚN LOS ESPECIALISTAS, EL CAMBIO CULTURAL AYUDA A QUE LAS VÍCTIMAS CUENTEN EL DRAMA

La Provincia suma casi un tercio de las violaciones registradas en el país

Las estadísticas del Ministerio de Seguridad de la Nación indican un crecimiento de los delitos sexuales durante los útimos tres años. En el orden regional, las denuncias realizadas en 2018 ya superan al total de 2017

Thelma Fardin (Denunció a Juan Darthés).-  “Cuando hay algo pujando por salir y no sale, hace fuerza y por donde sea, sale. Si no le ponés palabras a ese trauma trata de salir a las patadas”

Daniel Grinbank (Productor).- “Juan Darthés mintió descaradamente. Una de esas mentiras fue decir que Thelma habría viajado al lado de él en el vuelo de vuelta a Buenos Aires”

Stephanie Calo (Denunció al senador Romero).- “​​​​​​​Es el primero que sale a llorar cuando tiran gas pimienta, el primero en salir a denunciar represión, pero de las pibas ahí nos olvidamos”

Por MARCELO CARIGNANO

mcarignano@eldia.com

“No existe un perfil de violador”, afirmó una especialista ante la consulta de este cronista, en un intento por definir características o rasgos comunes a la figura del abusador.

La aseveración, que descarta de plano un “sujeto único” que se enmarque en la figura, fue repetida por todas las fuentes consultadas, quienes además ratificaron una coyuntura revelada por la psicoanalista Andrea Vilches, en diálogo con este diario: las violaciones o abusos sexuales son “problemáticas históricas que han estado invisibilizadas en una sociedad patriarcal y sexista que tiene a la familia como el paradigma de protección de menores”.

Es decir, violaciones hubo siempre y en números considerables. La gran problemática, que está en pleno proceso de cambio, es la de hacerlas visibles.

Sobre ese concepto, queda de manifiesto por qué la suba exponencial de denuncias por delitos sexuales de los últimos años, se vincula de manera directa con el cambio cultural que representaron los movimientos feministas #MeToo y #NiUnaMenos.

“Hay pacientes que reeditan sus traumas porque ahora los ven en las noticias. Tienen que hablar y está bueno, pero hay que preguntarse si el contexto mediático es el lugar para hacerlo... genera consciencia pero, ¿hasta qué punto?”, se pregunta Vilches.

El mismo dilema fue expuesto por Tarana Burke, creadora del movimiento #MeToo, durante una entrevista concedida al New York Times.

Para Burke, tampoco es aconsejable compartir el trauma de forma pública. “No creemos en recopilar las experiencias traumáticas de las personas porque pienso que el trauma no debería exhibirse. Creemos en compartir historias sobre cómo sanaron las personas [...] Es difícil porque se ha vuelto tan popular compartir ‘tu historia’. Vivimos en una época en la que mientras más compartes sobre tu vida, mejor le caes a la gente; mientras acumulas más me gusta, más atención obtienes en las redes sociales. Por lo tanto, se establece que las cosas deben ser públicas y populares para ser válidas. Nosotros tratamos de contrarrestar esa narrativa y decir: ‘No tienes que contar tu historia públicamente. No tienes que decirle a nadie lo que te pasó’”, explicó la activista al periódico norteamericano. Burke, quien también sufrió un episodio de abuso, entiende que la situación puede irse de las manos al revelarla “al mundo”.

“Es algo complicado para las sobrevivientes porque todo mundo les dice: ‘Cuenta tu historia’. Es una cuestión de equilibrio porque hay que reconocer que las historias son importantes y, en ocasiones, decir las palabras ‘esto es lo que me pasó’ y ‘esto es lo que él me hizo’ puede ser catártico. Sin embargo, considero que hay suficiente evidencia en el mundo sobre supervivencia y recuperación para demostrar que repetir eso no te ayuda. Revivirlo no te ayuda”, detalló.

En lo que va del año, en la Región hubo 994 denuncias pero en 2017 fueron 983 en total

 

AÑO A AÑO MÁS DENUNCIAS

En el país, el número de víctimas de violaciones creció en 2017 en relación a los dos años anteriores.

Según la estadística presentada por el Ministerio de Seguridad de la Nación, en 2015 hubo 3746, en 2016 se contabilizaron 3717, y en 2017 la cifra aumentó a 3921.

La provincia de Buenos Aires cuenta con el índice más alto de casos de violaciones, con 1263 registros del año pasado. Esto es casi un tercio del total del país

De ese total, en La Plata hubo 22 víctimas, en Berisso 4 y en Ensenada 5.

Todos sos casos que fueron confirmados por la instancia judicial.

Por otro lado, las denuncias por delitos sexuales también se incrementaron. La DDI La Plata informó que, en lo que va del año, se recibieron 994, cuando para todo el 2017 se asentaron 983.

Los abogados Alfredo Gascón y Miguel Ángel Molina, resaltaron que “cualquiera puede denunciar un delito, no es necesario ser la víctima, basta con saber que se ha cometido un delito”.

En ese sentido, señalaron que “existe la posibilidad de hacer denuncias con reserva de identidad, para preservar al denunciante de posibles represalias, e incluso está prevista la denuncia anónima, aunque muchas veces este tipo de denuncias son archivadas”.

“Para facilitar la labor de la justicia, la denuncia debe ser lo más clara y explícita posible en la descripción de los hechos ocurridos, ya que si bien muchos de ellos afectan el honor y el pudor de la víctima, es esencial para la investigación poder contar con la mayor cantidad de elementos que permitan un correcto encuadramiento legal, identificación de los agresores y los lugares a donde ocurrieron las agresiones”, añadieron.

Asimismo, los letrados expresaron que, en referencia a los casos de denuncias vinculadas a los delitos amparados en lo que se denomina “violencia de género” o “violencia infantil” (que muchas veces incluye la de género), “se han implementado mecanismos ágiles para una intervención rápida y segura de la justicia”.

LA PERVERSIÓN: AMO Y ESCLAVO

El DSM es un manual “diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales”, editado por la Asociación Estadounidense de Psiquiatría.

Dentro de las clasificaciones que presenta, se encuentra la de trastornos sexuales, que “se caracterizan por una alteración de los procesos propios del ciclo de la respuesta sexual o por dolor asociado con la realización del acto sexual”, describe el texto. Y, de acuerdo al trabajo, los síntomas “dependen de la cultura, la edad y el sexo” de la persona.

De esa forma, “el juicio clínico sobre la presencia de un trastorno sexual debe tener en cuenta la raza, la cultura, la religión y el entorno social del individuo, ya que pueden influir en el deseo sexual, en las expectativas y en las actitudes sobre la actividad sexual”, se aclara.

En tanto, para el psicoanálisis se trata de “perversiones”.

“La figura tiene que ver con la constitución de la sexualidad y con la posición de sujeto-objeto: la víctima le da poder.

Por eso, suelen elegir blancos débiles”, sostuvo Vilches, profesora y licenciada en Psicología y especialista en Psicoanálisis.

En general, los abusadores son sujetos que “han tenido alguna situación de privación afectiva, han sido tratados como objetos o no fueron considerados como un semejante”, elucidó.

En muchos casos, los perversos no fueron queridos y pasaron por traumas intensos

 

En muchos casos, los perversos no fueron queridos y pasaron por traumas muy intensos. “Su vida va a ser una repetición de ese trauma”, añadió la psicoanalista.

Esa carencia afectiva, manifestada sobre todo en los primeros años de vida, es fundamental si se tiene en cuenta que el aparato psíquico se constituye en los primeros tres años.

“Los seres humanos nacemos en una situación de vulnerabilidad extrema, a diferencia de los animales que ni bien nacen pueden valerse (en mayor medida) por sí mismos. Las adquisiciones que vamos haciendo, en general son por amor, actos de entrega. Así se va construyendo el aparato psíquico”, arguye Vilches.

TRES CASOS FUERTES EN 2018

Mientras conmueven en el país las denuncias contra el actor Juan Darthés y legisladores (Jorge Romero de La Cámpora, Juan Marino de la UCR), a nivel regional se registraron casos aberrantes en 2018. Entre esos, el de la beba de 9 meses que falleció tras haber sido violada, hecho por el cual está detenido su padrastro (22). El abuso sexual habría sucedido en una casilla de 3 entre 126 y 128, en Punta Lara, donde residía el matrimonio junto a la pequeña. A la bebé la llevaron al hospital luego de que el joven argumentara que “respiraba mal”.

Dos meses más tarde, en Berisso, fue aprehendido un hombre de 40 años, acusado de violar durante casi una década a su hija menor, con la que tuvo cuatro hijos.

Por último, la Policía continúa investigando las denuncias de abuso sexual que señalan como autor a un celador del instituto Servente, de Villa Elisa. Y en estos días se sumó la del tío de una adolescente de 15 años, que señala al padrastro, de 60, abogado especialista en temas de violencia familiar, por ataques durante 4 años.

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...