Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
LA PERSECUCIÓN POLICIAL A UN COCHE CON CINCO JÓVENES QUE TERMINÓ CON UN CHOQUE Y CUATRO MUERTES

Monte: por los tiros y las mentiras hay 7 policías presos y cae la cúpula regional

Son los efectivos que seguían al auto y los encargados de las actuaciones, a quienes se apunta por encubrir delitos. El Gobierno informó que uno de los chicos muertos recibió un disparo

Monte: por los tiros y las mentiras hay 7 policías presos y cae la cúpula regional

La primera tanda de cinco detenciones de policías. Luego se sumarían dos más en la jornada / EL DIA

Las sospechas que dieron paso a una denuncia pública sobre una masacre por la que están apuntados policías, en lo que se habría querido presentar falsamente como un accidente, empezaron a encontrar eco entre las autoridades de gobierno de la Provincia y la Justicia. Tras la confirmación oficial de que hubo disparos -y del calibre policial- contra el auto en el que murieron los cuatro chicos a quienes perseguía un patrullero en San Miguel del Monte, siete efectivos fueron arrestados por su presunta responsabilidad en el incidente o bien el encubrimiento de delitos de sus pares.

En la madrugada del lunes, cuando el Fiat Spazio que llevaba a un joven de 22 años al volante y cuatro adolescentes de 13 y 14 años como acompañantes dio contra un camión y prácticamente quedó desintegrado, la Policía de esa ciudad informó que huían de una patrulla cuando el conductor perdió el control. Incluso, se detalló que en el Spazio había cerveza.

Ayer, bien temprano, el fiscal general del departamento judicial de La Plata, Héctor Vogliolo, indicó que en el incidente vial un proyectil terminó en el cuerpo de uno de los chicos muertos: “En principio, los policías habrían disparado. En el cuerpo de una de las nenas encontraron un proyectil”, dijo el funcionario judicial. Más tarde, otras fuentes de la causa aclararían que la bala estaba en el cuerpo de uno de los chicos.

La sospecha confirmaba una línea de la causa que el lunes, pocas horas después de la tragedia, ya tenía secuestradas las armas de los policías de la patrulla y varios celulares de efectivos.

Por esas horas, Susana, la mamá de Gonzalo Domínguez -una de las víctimas- denunció que lo presentado como un accidente, en realidad fue “una masacre” y reclamó justicia en el caso. Para entonces, en Monte se habían sucedido dos manifestaciones. Una tuvo furia contra la Policía y dejó a una agente con una herida grave en la cabeza por una pedrada.

Durante el mediodía de ayer, ante los primeros resultados de las pericias y la sospecha judicial, el ministro de Seguridad, Cristian Ritondo, produjo una purga en las comisarías de Monte que salpicó hasta la conducción de la amplia Región Capital, que comprende ocho jefaturas departamentales.

“Lo de la linterna fue mucho”, dijo un colaborador de Ritondo ayer aludiendo a lo que se considera en esa cartera como la mentira más grosera que se lanzó el lunes desde Monte, cuando se empezaba a entrever que el oficial había sacado medio cuerpo de la patrulla, mientras perseguía al Spazio. La fuente enumeró luego la elaboración del primer informe que hablaba de un accidente y el reconocimiento, por la fuerza de las denuncias públicas, de que había habido una persecución.

En la óptica de la investigación ministerial, la cadena de presuntas mentiras se inició en la patrulla, siguió en la comisaría de Monte, con sus servicios de calle y agentes sumariantes, y se extendió luego hacia arriba. El reguero llegó hasta la Superintendencia Regional, que tiene base en La Plata y abarca a 8 jefaturas departamentales (con varios distritos cada una). El comisario general Marcelo Corbalán fue enviado por Ritondo a Monte y según la fuente consultada por este diario, no le ofreció a la conducción de Seguridad algo distinto a lo que se repetía desde la comisaría del escándalo.

CADENA DE MANDOS

Hacia abajo, en esa cadena de mandos también fueron responzabilizados el comisario mayor Oscar Osvaldo Frías, Jefe Departamental San Vicente; el comisario inspector Juan Carlos Sosa, Segundo Jefe Departamental San Vicente; y el comisario inspector Mario Ángel Mistreta, Jefe de la Policía Comunal de Monte.

En Seguridad se admitía ayer que eran contrastantes las versiones que obtenía el ministro de parte de sus jefes territoriales y las que, desgarrados de dolor, ofrecían las madres y padres de los chicos muertos y de la adolescente de 13 años que pelea por su vida en el Hospital El Cruce de Florencio Varela.

La investigación judicial y los informes que recibía el Procurador Julio Conte Grand estaban más cerca de las versiones que corrían por el pueblo que las de la Policía.

Finalmente, entre el mediodía y la tarde de ayer fueron detenidos siete policías de Monte: el capitán Rubén Alberto García y el oficial Leonardo Daniel Ecilape, quienes participaron de la persecución; el oficial subinspector José Alfredo Domínguez; los oficiales subayudantes Mariano Ibáñez y Cristian Righero; y los oficiales de policía Juan Gutiérrez y Manuel Monreal.

Los efectivos detenidos fueron trasladados a La Plata y alojados en la comisaría primera.

Los detenidos fueron trasladados a La Plata y alojados en la comisaría primera

 

“MANCHARON EL UNIFORME”

Ritondo avaló “que sean detenidos” los agentes involucrados de forma directa en el hecho, a quienes acusó de “no haber transmitido lo que pasó y dar una versión que fue puesta en duda por nosotros y por los testimonios de los vecinos”, dijo.

El ministro aseguró que “no se va a proteger a nadie que haga semejante cosa, estos ex policías no solamente han manchado el honor y el uniforme de la fuerza, sino que han deshonrado a muchos de sus compañeros”, aseguró.

Con respecto a los jefes separados de sus cargos, Ritondo señaló que “tienen distintas responsabilidades” y que por eso “algunos pasarán a retiro y la mayoría será exonerada de la fuerza”.

“Comprendemos profundamente el dolor que tiene cada uno de los padres, y no vamos a dejar que esto quede impune y que los responsables queden libres”, finalizó.

El funcionario también confirmó que la bala que fue encontrada durante la autopsia al cuerpo de una de las víctimas del choque es 9 milímetros, el mismo calibre utilizado por los miembros de la fuerza de seguridad de forma reglamentaria.

El Ministerio de Seguridad indicó que en la escena de la tragedia hubo balas de la Policía

 

“Eso significa prima facie que hubo balas de parte de la Policía, y faltan otros análisis que Gendarmería está haciendo sobre los restos del auto, pistolas y chalecos”, agregó.

Esa información va en línea con otro dato de la investigación judicial: en las inmediaciones de la calle colectora de la ruta 3, donde el Fiat con los cinco jóvenes impactó contra un camión estacionado, se hallaron cuatro casquillos de bala calibre 9 milímetros.

A la vez en la pericia realizada por la Gendarmería Nacional sobre el auto se detectaron tres orificios que, según se sospecha, podrían corresponder a balazos.

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla