Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Dólar Oficial $142,41
Dólar Turista $249,22
Dólar Blue $291,00
Euro $143,32
Riesgo País 2371
La Ciudad |Mientras batallan por la reactivación ferroviaria, el objetivo es extender el sendero hasta la estación de Ignacio correas
Sin tren, al sur hacen “vía verde”: los vecinos crearon una senda en Arana

Limpiaron dos kilómetros de la traza del antiguo Ferrocarril del Sud en el ramal que une La Plata con Pipinas. Ahora se puede caminar, correr o andar en bici entre la estación de Arana, en 30 y 659, y el puente del arroyo El Pescado

Sin tren, al sur hacen “vía verde”: los vecinos crearon una senda en Arana

En la inauguración hubo una charla sobre la riqueza ambiental de la traza y su entorno / dolores Ripoll

3 de Julio de 2022 | 04:39
Edición impresa

Inertes para su cometido original, las vías del Ferrocarril del Sud, en el ramal que une La Plata, con la localidad de Pipinas (115 kilómetros al sur de la Ciudad), parecen revivir con una función recreativa, deportiva y didáctica para la valoración del paisaje regional. Algo impensado a principios del Siglo pasado. Aunque desde estos días la vista también sigue puesta en el retorno de aquel tiempo, con locomotoras y vagones llevando gente y carga por la pampa.

Durante la mañana de ayer, para un grupo de vecinos de la Ciudad y del creciente desarrollo urbano entre Parque Sicardi, Garibaldi y Arana, empezó a tomar otra forma la idea de que, mientras se trabaja por la vuelta del tren, las vías pueden ser un espacio ideal para el uso social.

Tras dos años de trabajo a pala, rastrillo y azada, presentaron a la comunidad una senda que va desde la estación de Arana, en inmediaciones de las calles 30 y 659 hasta el encuentro de la traza con el arroyo El Pescado, en Villa Garibaldi.

Son, según el cálculo de vecinos que hicieron el trabajo, dos kilómetros por los que se puede caminar, andar en bici o correr hasta llegar al curso de agua que tiene la condición de “paisaje protegido”.

Es el único en toda la geografía bonaerense alcanzado por una Ley Provincial (también una ordenanza Municipal) que lo hacen intocable por su valor como regulador ambiental y desagüe pluvial.

El objetivo que se plantean los promotores de la iniciativa es que el de ayer sea un primer paso hacia algo más ambicioso. Primero, llegar con la limpieza de vías y la consecuente extensión de la senda, unos 4 kilómetros más allá de donde quedó ayer, para tocar la estación de Ignacio Correas.

El ramal en cuestión toca 12 localidades que se levantan en torno a sus estaciones intermedias y empalmes: Rufino de Elizalde (en 30 y 80, Altos de San Lorenzo), Arana, Ignacio Correas, Bartolomé Bavio, Atalaya, Magdalena, R. Payró, Vieytes, Álvarez Jonte, Las Tahonas, Verónica y Monte Veloz.

El tren se cruza entonces con otras actividades: recreación, deporte y hasta el miniturismo de la “escapada”.

La zona de vías al sur de La Plata, su cruce con el arroyo, localidades más alejadas y los caminos de la zona rural ya forman parte de un circuito utilizado por ciclistas y runner.

También por quienes buscan un poco de aire fresco, aunque sea alrededor de una mesa en algún restorán o parrilla con ambiente de campo que se fueron desarrollando durante las últimas décadas hacia el sur, en un corredor que llega a tocar la ruta 36.

Cada fin de semana, por el área que forman Parque Sicardi, Villa Garibaldi, Arana e Ignacio Correas puede verse la hilera de corredores y ciclistas, en soledad o grupos de varias decenas de personas, por las calles del enclave urbano y caminos rurales.

Además de las paradas gastronómicas también es un punto de atracción el arroyo El Pescado, donde se pesca y navega en kayak.

El objetivo de los creadores de la senda sobre las vías es que la recorrida también sirva para reconocer la riqueza del ecosistema, con su flora y fauna.

En esa variedad sobresale la población de talas, un árbol emblemático de la ribera regional.

El enfoque ambiental -un eje que tomó cuerpo entre los nuevos vecinos del fenómeno urbanístico en esa zona- también se reforzó ayer, en la inauguración de las ahora denominadas “vías verdes” con la exposición del naturalista Julio Milat.

Según citas al especialista, la traza ferroviaria, con su terreno a los costados del terraplén sobre el que corren las vías –en casos bajo, inundable-, se transformó en un “corredor biológico”.

Cosas del progreso: mientras los campos se tecnifican para producir o se transforman en lotes para vivienda, lo que alguna vez empujó el progreso pasa a reservorio de historia y naturaleza.

Así, las vías aparecen como refugio de insectos, anfibios, reptiles, aves y mamíferos. Aseguran en el equipo de construcción de la senda, que la pala propia lejos está de atacar la diversidad y de tocar la plantación de talas que, en contrapartida, habría llegado con la mano humana a ese espacio: entre la conchilla extraída de las canteras de Berisso, que se usó para el armado del terraplén.

La vuelta del tren a Pipinas

Ya con el proyecto en la primera parada, Norberto Mannarino, le contó a este diario que “hace dos años empezamos a hacer la limpieza de las vías por la vuelta del tren a Pipinas. Muchos de los que estamos con eso somos vecinos de Sicardi y Arana. Vimos mucho bosque nativo. Entonces, se nos ocurrió hacer mantenimiento para que pueda usar un sendero arriba de la vía. Ahora, la idea es ir desde Arana hasta Ignacio Correas”.

 

El ramal a Pipinas tiene 12 estaciones en una extensión total de unos 115 kilómetros

 

Quienes recurran a la vía en el plan que se propone desde ayer van a encontrar cartelería hecha con material reciclado del ferrocarril. Además -apuntó Mannarino-, consiguieron llevar hasta la zona de partida, en Arana, un punto wi-fi.

El vecino aspira, como todo en el grupo que armó la senda, a que la vía vuelva a ser del tren. “Es necesario. Hay pueblos que están cerca y no tienen acceso a servicios de educación o salud por falta de un transporte como ese”, analizó.

Las tareas que ayer quedaron a la vista tomaron impulso en los primeros momentos de apertura parcial del aislamiento por la pandemia. Por esos días también recobró impulso el interés por las actividades al aire libre. Desde ahí hasta acá el movimiento nunca paró y más bien parece hacerse más intenso.

Desde buenos aires

“Creció mucho en la pandemia el biciturismo. Hay ciclistas que vienen a la zona desde Buenos Aires. Suben la bicicleta al tren. Bajan en La Plata y se vienen pedaleando”, contó el vecino.

Los grupos de ciclistas locales tienen al circuito del sur entre las preferencias. Los recorridos llegan a tocar la ruta 36, a la altura de Poblet o Bavio, usando como vía el camino que va paralelo a la vía.

A la vez, el vecindario aporta con lo suyo. La zona sur creció con fuerza en un lapso de entre una y dos décadas. Se estima que el área de Parque Sicardi y Villa Garibaldi, conformada ya por una misma mancha urbana, creció 10 o 15 veces en cantidad de habitantes, hasta llegar a 15 ó 20 mil.

En las actividades de desmalezado y limpieza, los vecinos contaron con apoyo de beneficiarios de un plan social. En el proyecto de la vuelta al tren, comparten espacio con entidades de la Región que promueven la recuperación de los servicios ferroviarios. También de la Universidad.

Otro emblema, La misma historia

Quienes se interesan por la historia del ferrocarril tiene una cita el domingo 10 de julio. La Asociación de Amigos del Ferrocarril Provincial invita a participar, desde las 11, de la actividad de recordación del último servicio del tren de pasajeros que circuló sobre las vías de esa línea, hace 45 años. Se prevé el intercambio de historias y la presentación de artículos de museo referidos a la actividad ferroviaria. Se desarrollará en el andén 3 de la Estación Meridiano V, situada en 17 y 71 (estacionamiento, en 72 y 16).

A principios del Siglo XX, en la Provincia se imaginó una red de ramales de trocha angosta para vincular el Puerto La Plata con el sector productivo. Se concretaron los que unieron La Plata con Mirapampa -en el confín bonaerense- y Avellaneda.

Además de las estaciones mencionadas, los servicios llegaron a Saladillo, Nueve de Julio, Pehuajó, Azul, Sierra Chica, Loma Negra, Angel Etcheverry, Samborombón, Mirapampa y Olavarría, entre otras.

 

En la apertura se entregó material sobre la flora y fauna que hay en el corredor ferroviario

 

En 1961, el “plan Larkin” que implementó el presidente Arturo Frondizi -a instancias de su ministro Álvaro Alsogaray y del general estadounidense Thomas Larkin, “asesor en Transporte” del Banco Mundial - eliminó un tercio de los ramales y dejó sin trabajo a miles de ferroviarios.

La línea sobrevivió otros dieciséis años, hasta la última dictadura militar (que también clausuró miles de kilómetros de rieles; los restantes serían anulados casi en su totalidad en 1991 por el binomio Menem - Cavallo).

Después, el saqueo sistemático desde el Estado, la intrusión de particulares y la desnaturalización del equipamiento, los inmuebles y el material rodante del ferrocarril inaugurado el 17 de marzo de 1912.

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia

En la inauguración hubo una charla sobre la riqueza ambiental de la traza y su entorno / dolores Ripoll

El recorrido en dirección a correas está señalizado con carteles/d. ripoll

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $350.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla