Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Después del escándalo de la “polichorra”

Desplazaron a un agente por la tobillera que terminó en un caniche

Desplazaron a un agente por la tobillera que terminó en un caniche

miriam emilce vaca guevara

El agente del Servicio Penitenciario que en noviembre de 2016 colocó una de las 1.817 tobilleras magnéticas que hoy están activas en la Provincia fue separado provisoriamente de la fuerza, mientras se investiga por qué no saltó la alarma cuando el dispositivo se desprendió del cuerpo de una ex policía con arresto domiciliario y fue a parar al cuello de un caniche toy.

Así lo confirmaron fuentes oficiales a este diario, que ayer reveló en exclusiva el escandaloso caso de Miriam Emilce Vaca Guevara (37), la ex policía que hace una semana fue detenida por un asalto en un local de 10 y 49, se descubrió que habría participado de otros tres casos parecidos y, encima, no debía estar en la calle, sino en su casa de 135 entre 64 y 65.

Exonerada de la fuerza a fines del año pasado, desde noviembre de 2016 estaba con arresto domiciliario por una causa penal por encubrimiento y resistencia a la autoridad iniciada dos meses antes.

El Juzgado de Ejecución Penal N° 1 de La Plata le concedió ese beneficio, con una tobillera de monitoreo. Cuando los policías de la comisaría Primera detectaron por las huellas que la detenida era una ex agente (había dado una identidad falsa) y fueron a su casa, descubrieron que el dispositivo estaba colocado en el cuello de la mascota.

LEA TAMBIEN: Una mujer policía que tenía arresto domiciliario le puso la tobillera al perro y salió a robar

Voceros del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) confirmaron que se determinó que la tobillera había sido mal instalada y que por eso no se reportó un alerta en la central de monitoreo, lo que derivó en la apertura de un sumario administrativo al agente que la colocó, quien además fue denunciado penalmente con el fin de establecer si actuó en complicidad o por negligencia. El agente ya no realizaba esas tareas -al parecer por irregularidades previas- y al momento del escándalo prestaba servicios en la Unidad 45 de Romero, supo este diario.

“La falla estuvo en la instalación”, dijo una fuente del SPB. También se inició otro sumario para determinar la eventual responsabilidad de la pareja de la acusada, que es un miembro en servicio del SPB. Los voceros oficiales aclararon que esta fue la primera vez en 12 años que el sistema no detectó que el aparato había perdido contacto con un detenido. “Nos sorprendió porque no hubo otro caso semejante”, añadió la fuente, detallando que el índice de violación del sistema sólo llegó a tres por ciento en el último año.

 

Conectate con lo que te interesa
"La verdad construye diálogos objetivos."
Formá parte de la verdad.
Suscribite.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...