Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
San Carlos

Un encapuchado asaltó y abusó de una jubilada de 85 años en su casa

Ingresó a las 3 de la mañana y la despertó apuntándole con una linterna. Le ató las manos con precintos y le tapó la boca con una cinta. Escapó después de media hora, llevándose un televisor y un teléfono celular

Un encapuchado asaltó y abusó de una jubilada de 85 años en su casa

La zona donde ocurrió el brutal ataque ayer a la madrugada. La policía busca cámaras / Roberto Acosta

El brutal ataque que una mujer de 85 años sufrió ayer a la madrugada en su casa de San Carlos tiene conmovidos a sus vecinos y movilizados a los policías de la zona, que ya trabajan en el relevamiento de testigos y cámaras de seguridad que los ayuden a identificar al responsable.

La declaración que ofreció la víctima en el Gabinete de Delitos Sexuales de la DDI sumó muchos datos a la causa que ya está en curso, mientras se espera el informe de los peritos, tanto el de los que revisaron la escena como el de quienes asistieron a la jubilada. Por ahora, el responsable no está identificado.

Por el tipo de delito, este diario mantendrá en reserva todos aquellos datos que puedan identificar a la víctima.

Esto comenzó alrededor de las 3 de la mañana en una vivienda situada en la zona de 138 y 32, donde una mujer que vive allí sola se despertó con la luz de una linterna apuntándole a la cara.

Entre confundida y asustada, la jubilada se incorporó rápido en su cama, desde donde advirtió la presencia de un hombre de unos 30 años que “vestía ropas oscuras y tenía la cabeza cubierta”, dijo un investigador.

Por lo que pudo recordar la mujer, era una “máscara rayada, aunque desconoce de qué personaje”, agregó el mismo vocero.

Sin dejar de apuntarle con la linterna, el delincuente le ordenó a su víctima que se quedara quieta porque “sino la mataría”, para luego atarle las manos a la cama con precintos y ponerle una cinta en la boca.

Según relató la mujer, a partir de ese momento, y al menos durante media hora, abusó sexualmente de ella sin ahorrar violencia.

El atacante usó una máscara rayada y amenazó a la víctima con matarla. Tendría unos 30 años

 

Después del ataque la víctima llamó a su hija y una ambulancia la llevó al hospital Gutiérrez

Finalmente, el sujeto le quitó los precintos, la cinta y le indicó que se quedara callada en la habitación durante media hora, hasta que él escapó de la casa llevándose un televisor y un teléfono celular que la jubilada tenía en la mesita de luz.

Pedido de ayuda

Según un jefe policial, la víctima pidió ayuda algunas horas más tarde. Es que “una vez que se quedó sola se bañó, ordenó y llamó a la hija para contarle lo que había pasado”, refirió, antes de aclarar que esa reacción -absolutamente natural en casos como éste- pudo complicar el relevamiento de algunas pruebas.

Allegados a la mujer explicaron a este diario que en un primer momento la víctima no estaba dispuesta a radicar la denuncia para no exponer lo sucedido, pero sus familiares la convencieron de que era necesario para que se investigara y así atrapar al responsable.

Tras el llamado al 911, acudieron al lugar los primeros patrulleros, que se encargaron de convocar a la ambulancia que trasladó a la víctima al hospital Gutiérrez.

En simultáneo, los policías de la subcomisaría La Unión se desplegaron por las inmediaciones en busca de cámaras de seguridad y testigos. Enterada de la novedad, la fiscalía dispuso la intervención de la DDI y Policía Científica. Los peritos relevaron el lugar en procura de huellas y rastros, para lo cual también revisaron los alrededores con la sospecha de que en la fuga el atacante pudo descartar los precintos y la cinta que usó para reducir a la mujer.

En principio, no se detectaron aberturas violentadas en la vivienda, aunque es muy probable que el sujeto se haya colado por una ventana corrediza, trascendió.

El delincuente no habría exhibido armas de fuego ni blancas, pero se cuidó de mantener bajo control a la jubilada durante todo el tiempo que duró el brutal episodio.

Después de recibir el protocolo de rutina que se aplica en los casos de abuso, la mujer fue llevada al gabinete de la DDI, donde brindó su testimonio ante especialistas y accedió a someterse a un reconocimiento médico legal para buscar rastros genéticos.

El caso se caratuló “abuso sexual agravado y robo agravado”.

Sospecha
El agresor habría ingresadoen la casa a través de unaventana corrediza, ya que no había aberturas violentadas.En la escena trabajaronperitos de Científica. Buscancámaras en los alrededores

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...