Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
La investigación de los presuntos abusos sexuales

Por las denuncias en el Jardín de Villa Elvira, dos nenes a cámara Gesell

La fiscal pidió que declaren el niño que habló primero sobre un ataque de un portero y un compañerito que dijo ver una escena similar en el baño. En la Justicia, un “efecto dominó” de familias con sospechas

Por las denuncias en el Jardín de Villa Elvira, dos nenes a cámara Gesell

En la investigación por las denuncias de abuso sexual en el Jardín de Infantes 902 Villa Elvira se sumará al expediente la versión de quienes aparecen como víctimas: la fiscal del caso solicitó se le tome declaración a dos nenes mediante el sistema de cámara Gesell.

La herramienta judicial permitirá incorporar un testimonio que hasta el momento llegó a la Justicia a través de la intermediación de los padres, quienes hablaron ante el equipo de investigadores de la fiscalía penal Nº 17, a cargo de la fiscal María Eugenia Di Lorenzo.

Los niños, de 5 años, podrán contar la experiencia en un entorno especialmente acondicionado, bajo supervisión de especialistas en psicología que realizarán una entrevista en base a preguntas elaboradas por la fiscalía y el Juzgado de Garantías que interviene en la causa y los patrocinantes de las partes involucradas.

Según informó una fuente con acceso a la causa, la fiscal Di Lorenzo pedirá a la asesoría pericial el estudio previo a ese trámite, mediante el cual la asesoría pericial establece -también a través de especialistas- si los niños están en condiciones de responder las preguntas de interés para la causa.

Se citará al niño que primero habló sobre los presuntos abusos sexuales en el Jardín, cuyo relato fue presentado por la madre ante el gabinete de delitos sexuales de la Dirección de Investigaciones de La Plata. A la vez, la mujer trasladó esa acusación a las autoridades del establecimiento, el miércoles de la semana pasada.

La otra citación será para otro niño -cuyo relato llegó a la Fiscalía a través de un adulto- que dijo ver al portero en una situación de abuso con una nena. El nene relató que vio la escena asomándose por debajo de la puerta del baño.

La denuncia generó una fuerte conmoción en la comunidad educativa del Jardín “Martín Miguel de Güemes”, que derivó en incidentes con la Policía cuando decenas de familiares se presentaron a reclamar en el establecimiento de 5 y 73.

Algunos buscaban interceptar al portero señalado en esa acusación, pero efectivos de la Bonaerense les cerraron el paso con escudos. Luego, los dispersaron con gas pimienta cuando voló media baldosa hasta dar en el pecho de uno de los jefes del operativo.

La fiscal Di Lorenzo inició una causa por abuso sexual, pero el portero denunciado no está imputado. Solo fue identificado. No obstante eso, la Dirección General de Cultura y Educación dispuso el apartamiento de las funciones en esa institución.

Según indicó la fuente consultada en Tribunales, la UFI Nº 17 todavía no halló elementos incriminatorios. Por eso, se espera por los aportes que pudieran surgir de la declaración en cámara Gesell. La mirada en la causa excede el ámbito escolar: tras señalar al auxiliar ante su mamá, uno de los nenes mencionó a un familiar en un relato igual al que había hecho cuando habló del portero.

Eso ocurrió en momentos en que una médica de la DDI lo examinaba y también lo escuchó su madre, quien al día siguiente se presentó ante la Fiscalía y agregó estos datos a la declaración que ya había realizado. A la mujer le habían llamado la atención algunas conductas del niño, entre esas el retroceso en el control de esfínteres.

Tras esa denuncia y la puesta en común en la comunidad educativa, otros padres comenzaron a sospechar que sus hijos pudieran haber sido víctimas del mismo delito, dentro del Jardín.

Así, en menos de una semana ya se sumaron los testimonios de 14 adultos, padres de alumnos, a pedir que se los incorpore en la investigación. “A partir del primer testimonio se generó un efecto dominó. Algunas madres contaron que el nene o la nena se hace pis o está alterada, por ejemplo y lo asociaban con una situación familiar de mudanza o divorcio, pero ahora sospechan de un abuso. Eso pese a que los niños no hicieron alusión expresa a una situación de violencia”, indicó la fuente consultada.

La fiscal Di Lorenzo visitó el Jardín en las últimas horas junto a peritos de la Policía con el objetivo de establecer hipótesis sobre la escena de los abusos y la posibilidad de ocultarlos en el entorno del edificio. Las primeras conclusiones indicaron que el reparto de los salones y de los baños complicarían el ocultamiento de un ataque, “salvo que todo el mundo esconda la situación y apruebe que el auxiliar le toque la cola a los chicos”, dijo.

 

 

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla