Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
El viaje del Presidente a Israel, entre gestos diplomáticos y las necesidades domésticas

El viaje del Presidente a Israel, entre gestos diplomáticos y las necesidades domésticas

Por: CARLOS BAROLO

22 de Enero de 2020 | 01:47
Edición impresa

 

Alberto Fernández y una reducida comitiva de la que forma parte el gobernador Axel Kicillof, acaban de iniciar una gira internacional, la primera desde que el Frente de Todos desalojó del poder a Mauricio Macri.

Nada parece casual en la elección de la oportunidad. Mucho menos, la del país que visitará el Presidente -Israel-, y su trascendencia en el tablero político internacional.

Se trata de una movida a varias bandas. En primer lugar, una señal de la nueva gestión a la que Occidente le reclama definiciones en su alineamiento internacional. Fernández ha tratado de mantener cierto equilibrio en relación a Venezuela. Pero existe un respaldo al destituido presidente boliviano Evo Morales, refugiado en nuestro país. La visita a Israel y en particular a Jerusalén, podría ser el gesto que están aguardando varios líderes mundiales.

La entretela de esta gira es por demás jugosa. Cuentan que Fernández, cuando recibió la invitación en noviembre de 2019 para participar del acto en el que se recordará cuando el ejército soviético liberó el campo de concentración Auschwitz-Birkenau, había desechado la idea de realizar el viaje. La propuesta se la había acercado en ese entonces Galit Ronen, la embajadora de Israel.

Esa idea se mantuvo hasta hace pocas semanas. Fue luego de uno de sus viajes a Cuba que Cristina Kirchner fue la encargada, según comentan diversas fuentes, de convencer al Presidente de la necesidad de subirse al avión.

“El Gobernador fue invitado a formar parte de una comitiva escueta y su presencia también genera interpretaciones”

¿Qué razones habrían primado para ese cambio de postura más allá de la probable recomendación e incidencia de Cristina? ¿Por qué Fernández resolvió aceptar el convite cuando no hace tanto tiempo, en su todavía rol de presidente electo, sugería la posibilidad cierta de derogar el decreto que había firmado Macri que declaró a Hezbollah una organización terrorista, apuntada por diversas investigaciones como responsable de la voladura a la sede de la AMIA y el ataque a la Embajada de Israel?

¿Por qué este posible giro de la Casa Rosada surge también luego de que la ministra de Seguridad, Sabina Frederic, asegurara que el comentado decreto de Macri era “una imposición” de los Estados Unidos? Esa declaración había generado malestar en el gobierno israelí.

Puede que Fernández haya ensayado alguna insinuación de su viraje. No parecería inocua su decisión de no reemplazar aún a Mariano Federici, el titular de la Unidad Financiera. El funcionario macrista acaba de prorrogar por seis meses el congelamiento de los posibles fondos de Hezbolá en la Argentina.

Pero la gestión de Cristina sería decisiva. La ex presidenta habría sugerido que la no participación de la Argentina en el acto podría ser leída como una toma de distancia de los Estados Unidos e Israel en pleno conflicto de Medio Oriente. Y un mal gesto para el mundo en los preparativos de la etapa de renegociación de deuda que tendrá necesariamente que encarar el gobierno nacional. Cristina ha admitido que la firma del pacto con Irán fue una “ingenuidad”, una decisión que terminó aislando a su gobierno. Su consejo estaría impregnado de ese reconocimiento.

Puede que la decisión del viaje tenga otra lectura: la de brindar un mensaje a un sector de la sociedad fuertemente sensibilizado por la causa Nisman.

Otro eslabón del viaje lo representa por sí solo Kicillof. El Gobernador fue invitado a formar parte de una comitiva escueta y su presencia también genera interpretaciones.

El Gobernador está en plena etapa de renegociación con los acreedores de la Provincia. Y si parte de la presencia de Fernández en Israel tiene que ver con dar un mensaje a los bonistas, la invitación al mandatario bonaerense encaja justo en el puzzle oficial.

Podría haber otros motivos. Hace algunos años empresas israelíes tenía decidido realizar inversiones en la Planta de agua de Punta Lara. Finalmente, esos trabajos no se hicieron. Acaso Kicillof aproveche para reabrir esas puertas que se cerraron.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $223.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla