Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Intensifican la búsqueda del acusado de matar a la jubilada en Ringuelet

Tiene unos 25 años y antecedentes por robo. En el barrio sigue el estupor

Intensifican la búsqueda del acusado de matar a la jubilada en Ringuelet

Ricardo Giménez vivió 50 años al lado de Luisa Flannery y fue quien encontró su cuerpo el miércoles pasado. “La dejó tirada como una bolsa de papas”, recordó ayer, aún conmovido

23 de Noviembre de 2015 | 01:56

De no haber sido por la intervención criminal de un ladrón que, al parecer para robar plata, estranguló a Luisa Flannery, sus vecinos de Ringuelet la hubieran visto ayer por la mañana arreglando el jardín delantero, como cada domingo. La policía trabaja con la pista de un sospechoso y entre los vecinos el estupor está vigente: nadie puede creer la saña con la que la atacaron. Mientras, el pasto sigue crecido.

Lo que se sabe hasta el momento es que en 518 bis entre 7 y 8, entre el lunes y el martes pasados, al menos un joven entró en el domicilio de la jubilada, de 76 años, sin necesidad de romper ventanas n cerraduras.

En su mente estaba, según se sospecha hasta ahora, el plan de someterla con violencia para saber en qué lugar la mujer guardaba una cantidad de plata que -al parecer- nunca encontró.

La reconstrucción aportó que a Flannery le pegaron y le sujetaron un cable alrededor del cuello. El delincuente “la dejó tirada, como una bolsa de papas”, comparó Ricardo Giménez (87), uno de sus vecinos más allegados y con el que mantenía una amistad de cinco décadas.

Fue él quien se la encontró el miércoles pasado. Hacía un par de días que las cortinas de la casa verde claro estaban bajas. El patio lucía desarreglado y eso de por sí le dio la pauta de que algo podía ocurrir.

Ricardo entró con la llave que la propia Luisa le entregó por la confianza que se tenían. Dio unos pasos y se topó con el cuerpo sin vida de su vecina, tirado en una cama. “Volví como tiro, no quise ni mirar más”, recordó.

un sospechoso profugo

La investigación arrojó un indicio fuerte en su primer tramo. Ahora hay un sospechoso en calidad de prófugo por este crimen, que terminó delatado por sus propios rastros.

Se trata de un huella dactilar que los peritos de Policía Científica levantaron dentro del domicilio y que “no tiene ninguna razón para estar allí, porque no se trata de un conocido de la mujer”, advirtió un detective a este diario.

Lo que todavía es un verdadero misterio es cómo el agresor pudo acceder a la casa: si con el permiso de la jubilada; bajo engaños; por sorpresa o, directamente, con violencia.

Aunque se pueden especular algunos rasgos del episodio. Luisa fue sorprendida a poco de acostarse (o despertar) porque tenía puesto un deshabillé.

Su atacante no llevaba guantes y usó un cable que había en la casa para someterla. Eso puede hablar de lo improvisado de su actuación, que constrasta con que “sabía que ahí había plata”, señaló un investigador, en referencia a los 40 mil pesos que hallaron los agentes arriba de un armario.

Como el sospechoso figura en el registro de delincuentes alguna vez capturados -el buscado por este hecho estuvo detenido por un robo simple, dijeron los investigadores- es posible que lo puedan detectar en alguna filmación pública o privada en los alrededores.

El agresor, que habría tenido la torpeza de un novato pero también un ensañamiento rapaz, todavía camina por la calle. De él sólo trascendió que tiene unos 25 años y es de La Plata, aunque no le conocen domicilio fijo.

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla