Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
La embestida contra el desborde ambulante

La plaza San Martín lleva una semana “blindada” pero la venta ilegal resiste

La feria no se ha instalado desde entonces, pero en los alrededores persiste la presencia de cientos de vendedores callejeros

La plaza San Martín lleva una semana “blindada” pero la venta ilegal resiste

una semana con la plaza custodiada y manteros en los alrededores

Se cumplió una semana de la decisión municipal de salir a combatir la venta ilegal, tan arraigada en la Ciudad. Con un cordón policial que rodeó, cada jornada, todo el perímetro de Plaza San Martín y se evitó así que ingresaran al emblemático espacio verde los manteros de ropa usada, siempre en el contexto de un clima de tensión.

La escena de ayer, por caso, sintetizó el panorama de estos últimos días. En rigor, la plaza céntrica, con el freno que impuso la valla humana, se vio vacía de vendedores ambulantes. Pero del lado de la avenida 7, frente al espacio público tan fuertemente custodiado, entre las calles 51 y 53, esa cuadra se presentó como nunca tan recargada del comercio informal.

En la vereda de enfrente

Uno tras otro, pegada una manta a la siguiente, los puestos de venta ilegal ocuparon, abigarrados, toda la cuadra de la avenida 7 y dieron la vuelta, incluso, por el bulevar de 51, bordeando el Palacio de la Legislatura.

En esa suerte de vidriera a cielo abierto se desplegó una variedad enorme de productos y estilos. Estaban las ofertas de los senegaleses, con sus puestos de “polirrubro”; artesanos y sus típicos artículos de bijouterie; venta de sandwichs, de verdura y fruta, y de películas “pirateadas”; y muchos de los manteros (principalmente mujeres jóvenes) que hasta una semana atrás se instalaban con prendas de segunda mano en Plaza San Martín. Frente a todos ellos, de otro lado de la avenida, los efectivos de la Policía provincial los observaban.

Lo que se manifestó ayer, en rigor, fue de alguna manera lo que fue observándose a lo largo de cada jornada de la semana pasada y fue que mientras que las autoridades policiales despejaban la plaza de 7 y 50 de manteros en los alrededores de ese espacio y el resto del microcentro los puestos de venta ilegal permanecieron imperturbables. La diferencia con los anteriores días de operativos anti ambulantes fue la dimensión: ayer se triplicó la gente que vendió productos en el entorno de la Legislatura.

Incidente incluido

Como se reflejó en la edición de EL DIA de ayer, un operativo que llevaron a cabo inspectores comunales terminó en un serio incidente en la esquina de 7 y 53.

Ocurrió que un vendedor ambulante senegalés resistió el decomiso de la mercadería que estaba ofreciendo en la vía pública y terminó debajo de un patrullero municipal.

De acuerdo a los videos que sobre el episodio circularon, fue el joven quien se tiró sobre el móvil de Control Ciudadano.

El blindaje policial que acapara la atención de los vecinos desde el 7 de junio pasado llegó para quedarse, según anticiparon fuentes comunales.

Incluso, un fallo judicial rechazó un pedido de hábeas corpus presentado por abogados que pidieron el regreso de los manteros y el retiro de las fuerzas de seguridad. El juez Guillermo Federico Atencio, en su fundamentación dijo que el “Estado tiene la potestad de utilizar la fuerza de seguridad para sostener el orden” y “no pone en riesgo la vida de nadie”.

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla