Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
EL ESTRENO DE LA SEMANA

“Toy Story 4”: la pandilla se agranda con un tenedor y una muñeca empoderada

Cuando parecía que Pixar jubilaba la franquicia responsable del surgimiento de la compañía, Woody, Buzz y equipo vuelven a las andanzas con nuevos amigos, nuevas amenazas y consciencia de género

Desde el jueves, Los juguetes más famosos del mundo vuelven a cobrar vida para una última aventura / Outnow

Bo Peep se convierte en heroína en la nueva “Toy Story” / Disney

Lo más normal del mundo es que un niño cree un juguete de la nada: una caja de cartón puede ser un auto; un trozo de madera, una espada; y un tenedor de plástico... es Forky: una manualidad escolar hecha a partir de un tenedor de plástico, basura bajo cualquier estándar, llega al baúl de juguetes de Bonnie, junto a Woody (Tom Hanks), Buzz Lightyear (Tim Allen) y el resto de la adorable pandilla de juguetes en “Toy Story 4”, que se estrena el jueves y mostrará además el regreso de la aguerrida Bo Peep (Annie Potts), ahora con un papel protagónico, y el debut de Duke Caboom, con la voz de Keanu Reeves.

Un anueva entrega de la saga que muchos, incluidos los animadores de Pixar, estaban convencidos que había terminado tras la trilogía original. Pero surgió la pregunta “¿Qué sigue para Woody?”, explicó el director Josh Cooley.

El tercer capítulo termina con Andy, el niño del que Woody fue su juguete favorito por años, hecho un hombre, regalándole sus juguetes a Boonie.

“Nos encanta el final de ‘Toy Story 3’: termina la historia de Woody y Andy perfectamente”, dijo el realizador. Pero ese cierre, ese pase de batón, fue de repente un nuevo comienzo para quienes encararon esta cuarta entrega. “Woody está en una habitación diferente con una niña diferente, juguetes diferentes... algo que nunca había vivido, y sentimos que teníamos el inicio de otra historia”, siguió Cooley.

Y esta sí será la última entrega (así dicen, bah) de la exitosísima saga que comenzó en 1995 como el primer largometraje de Pixar, entonces un estudio desconocido y por el que no todos apostaron de inmediato. Desde entonces, Pixar ha ganado nueve Oscar por mejor filme animado y se ha convertido en subsidiaria de Disney.

“La fundación de Pixar es ‘Toy Story’”, indicó Cooley. Woody, Buz, Rex “son el Mickey, el Donald, el Goofy de Pixar”. “Sentí una gran presión, no podía dormir, pero al mismo tiempo fue un honor porque amo a estos personajes muchísimo”, agregó el director, y con razón: hasta aquí, ninguna de las secuelas decepcionó.

Es la misma presión que sintió Bret Parker cada vez que le tocaba trabajar en la animación de Woody o Buzz. “Es que estás trabajando con gente famosa”, dijo entre risas. “Todo el mundo conoce sus personalidades, cómo se mueven” estos personajes creador por John Lasseter, que no estará para despedir a sus creaciones: conocido por transformar a Pixar de un pequeño departamento gráfico de Lucasfilm en el estudio de animación más exitoso del mundo, Lasseter renunció posteriormente a Disney a raíz de varias denuncias de acoso sexual en medio del movimiento #MeToo.

MUÑECAS EMPODERADAS

El productor Jonas Rivera dijo que el “ADN y el amor de los juguetes y los personajes que él propuso” aún se mantienen, pero aclaró que “Toy Story” ha evolucionado: “Nos hemos hecho cargo, la segunda y tercera generación de cineastas de Pixar, la hemos hecho un poco nuestra”.

Y ese “hacerse cargo” implica, de forma indirecta, aggiornarse a los tiempos proponiendo una versión de la historia que tenga en cuenta la cultura tóxica de la cual habría sido parte Lasseter: poco más de un año después de la partida del directivo -que, a pesar de su partida de la casa del ratón en medio de fuertes alegaciones, ya tiene nuevo trabajo: ahora dirige la nueva unidad de animación de Skydance Media-, “Toy Story” vuelve con Bo Peep en un papel protagónico.

La muñeca de porcelana, que adornaba en el pasado una lámpara, no tiene niño, algo que a los ojos de Woody es una tragedia. Pero a ella parece importarle poco: descartada por estar astillada, Bo asumió con gallardía su libertad, maneja un auto de pilas y su bastón de pastora con agilidad. Es una muestra de la mujer independiente, empoderada, que muchas personas quieren ver hoy reflejada en el cine.

Becki Tower, que trabajó en la animación del personaje, dijo sentirse “emocionada” por esta muñeca que representa a la mujer “fuerte, innovadora, atrevida”. Aunque aclaró que Bo, que apareció en las dos primeras películas, no regresó de esta forma en respuesta a las presiones de movimientos como el Time’s Up, que exigen más equidad de género.

La cinta ya se había comenzado a desarrollar mucho antes, quizás incluso antes de la salida de Lasseter: “Estamos en una era en la que es un tema de moda, pero no fue por eso que lo hicimos, queríamos contar una gran historia”, dijo Tower.

Bo será clave en esta última misión de Woody, que pasa por una feria de pueblo y una tenebrosa tienda de antigüedades, donde muchos juguetes permanecen olvidados, y donde tendrá que enfrentar a la tenebrosa Gabby Gabby.

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla