Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Opinión |ENFOQUE
La Caixa de Pandora

22 de Octubre de 2013 | 00:00
La Caixa de Pandora

Por ROBERT DEAN

La desafiante apuesta catalana hacia la autodeterminación se ha expresado en una reciente resolución parlamentaria regional, que otorga un plazo de tres meses para que el gobierno central español autorice una consulta popular sobre el tema. Establece además que si la autorización no se produjera, la Generalitat (sistema institucional en que se organiza políticamente el autogobierno catalán) decidirá, de todos modos, la fecha del referéndum y el texto de la pregunta a los votantes, cuya formulación es de fundamental importancia, dado que requerir opinión concreta sobre la creación de un Estado catalán lanzaría con toda probabilidad un camino sin retorno.

POSICIONAMIENTOS POLITICOS

La resolución en cuestión ha contado con los votos de Convergencia y Unión (CiU), Izquierda Republicana de Cataluña (ERC, sigla en catalán), Candidatura de Unidad Popular (CUP) e Iniciativa para Cataluña Verdes (ICV), con mayoría en la Legislatura de la región. No se sumaron el Partido Socialista de Cataluña, aliado del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) ni el Partido Popular (PP) catalán.

Es de destacar que tanto el conservador PP como el PSOE (los dos partidos más importantes de España) son contrarios a la independencia de Cataluña y a cualquier consulta sobre su autodeterminación

Sin embargo, el principal problema para acordar estrategias entre ambos es que el diálogo político está prácticamente cortado por el estallido de las denuncias, procesamientos y detenciones relacionadas con acusaciones sobre manejos corruptos en la financiación de la política (caso Bárcenas, ex Tesorero del PP) que se encuentran en trámite en sede judicial.

EL ESPIRITU INDEPENDENTISTA

Como telón de fondo y poco antes de comenzar un viaje a la Unión Europea (UE) en Bruselas, el presidente de la Generalitat ha declarado, entre otras cosas: “Si somos libres, veréis a una Cataluña libre dentro de una Europa que será la representación de los pueblos y estará al servicio de la gente”.

El espíritu secesionista se encuentra presente, fogoneado por declaraciones de las autoridades catalanas y propulsado por la gesta popular de la Diada 2013 (día nacional de Cataluña, celebrado el 11 de septiembre) cuando se conmemora la caída de Barcelona ante las tropas de Felipe V en 1714.

“Tanto el conservador Partido Popular como el socialismo del PSOE son contrarios a la independencia de Cataluña, pero no pueden acordar una estrategia común”

Frente a la gravedad de los hechos, el gobierno del PP, abrumado por la crisis, anunció que avizora el final de la recesión, piensa en ganar tiempo recurriendo, llegado el caso, al Tribunal Constitucional (Suprema Corte), o en debatir ofertas de financiación para la región.

El PSOE se inclina por una reforma constitucional, acto federalista que llevaría un tiempo y esfuerzo negociador prolongados que las autoridades catalanas tendrían dificultades para aceptar.

PREOCUPACION EN LA UE

La Generalitat intenta calmar los ánimos en Bruselas (sede de la autoridad europea), donde el precedente independentista se observa con gran preocupación política en Europa.

En breves cifras, para la Unión Europea, Cataluña significa el 1,6% del Producto Bruto Interno total y el 1,5% de su población. En España representa el 19% del producto nacional (según cifras del año 2012).

DIALOGO ENTRECORTADO

Los diálogos de Barcelona con Madrid son entrecortados y frecuentemente se producen a través de los medios o buenos oficios de personalidades. Pero, aunque se negociara una hipotética consulta aceptada con condicionamientos por el gobierno central español, se duda de que el objetivo final, tal como se plantea actualmente, no sea el mismo, es decir, la independencia de Cataluña.

ESPIRITUS INFLAMADOS

Una reforma constitucional con objetivos federalistas podría representar una razonable expresión de consenso, pero enfrenta varios dilemas. Y se pueden esbozar dos entre la maraña:

1) Cómo evitar una consulta o referéndum que de hecho pondría en capacidad a todas las regiones de hacer lo mismo desconociendo el concepto de soberanía que la actual Constitución deja en manos de todo el pueblo español.

2) Cómo desanimar la voluntad de inflamados espíritus que buscan acelerar el independentismo catalán, estimulan la agenda soberanista de cada región española y parecen no medir las consecuencias de una ruptura de España.

El gobierno español observa además con preocupación otros intentos independentistas en Europa, como el de Escocia, que celebrará en 2014 un referéndum para separarse de Gran Bretaña.

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $223.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla