Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
LA DERROTA DEL PASADO LUNES FRENTE A TIGRE PROFUNDIZÓ LA CRISIS Y ENCENDIÓ LAS ALARMAS

Estudiantes ha entrado en un pozo del que no puede salir

El equipo comandado por Leandro Benítez ganó solamente un partido en lo que va de la Superliga y el nivel de juego es cada vez más pobre. Ya empezó a preocupar el promedio

Estudiantes ha entrado en un pozo del que no puede salir

Leandro Benítez no le encuentra la vuelta, pero la crisis futbolística va mucho más allá del DT, que es sólo un eslabón / Demian Alday

Los resonantes triunfos ante Gremio y Boca en el Centenario de Quilmes, o la digna eliminación de la Copa Libertadores por penales en manos del último campeón, parecen cosas de otro tiempo en el mundo Estudiantes a pesar de que ocurrieron semanas atrás. El equipo comandado por Leandro Benítez está inmerso actualmente en una crisis de la que parece no poder salir y que se acentúa partido tras partido. El nivel de juego es muy bajo y preocupaciones como la tabla de promedios, pensando en la temporada próxima, ya comienzan a aparecer.

El encuentro ante Tigre del pasado lunes reflejó a la perfección la realidad futbolística del Pincha: le costó generar stuaciones de riesgo a pesar de enfrentar a un rival sin demasiadas ideas y terminó perdiendo por un insólito gol en contra fabricado por las dudas del sector defensivo.

Este momento del equipo deja al descubierto otras cosas además como, por ejemplo, los malos mercados de pases en el último tiempo. En el más reciente solamente llegaron Fernando Evangelista y Lucas Albertengo, quienes le aportaron poco y nada hasta ahora al equipo. El lateral izquierdo, por ejemplo, estuvo afuera de la lista de concentrados la mayoría de los partidos.

SE OLVIDÓ DE LO QUE ERA GANAR

Estudiantes ganó solamente tres partidos en lo que va del semestre, uno en cada competencia: ante Central Córdoba por la Copa Argentina, frente a Gremio en la Copa Libertadores y contra Boca en la Superliga. Aquel triunfo resonante ante el Xeneize por 2-0 fue el 20 de agosto y, a partir de esa fecha, no pudo volver a cantar victoria hasta el momento.

Una semana más tarde visitó Córdoba con un equipo “muletto” y cayó ante un pobre Belgrano que hasta hora ganó solamente se partido en el actual campeonato. Si bien esa caída se tomó con pinzas porque no habían jugado los habituales titulares, si dejó a las claras que el plantel tenía poco recambio y que los refuerzos (Fernando Evangelista y Lucas Albertengo) no estaban logrando encajar.

A los días viajó a Porto Alegre y se le escapó la clasificación a cuartos de final por dos minutos. Viendo el presente de Estudiantes, parece hasta mentira que sea el mismo equipo que estuvo a una jugada de eliminar al último campeón de América y uno de los actuales semifinalistas. Al fin de semana siguiente volvió a jugar por la Superliga y empató 2-2 ante Independiente tras un muy buen primer tiempo y perjudicado por la terna arbitral en el complemento.

Si bien el Pincha acumulaba hasta el momento tres partidos sin ganar, todo empezó a cambiar ante Luján y se terminó de acentuar frente a Aldosivi. Contra el equipo de la Primera C mostró muy pocas ideas y tuvo que recurrir a los penales para poder avanzar de ronda, mientras que ante el conjunto marplatense volvió a mostrarse incapaz de ser protagonista y terminó perdiendo por errores en el fondo.

Luego vinieron las dos suspensiones por la lluvia, ante Defensa y Justicia y Newell’s, y recién pudo jugar nuevamente un partido completo la semana pasada ante San Lorenzo por la Copa Argentina. Allí volvió a fallar tanto en la creación de juego como en la última línea y terminó perdiendo 3-1, quedando eliminado de una de las competencias que tenía como objetivo para este semestre.

El partido ante Tigre, un rival hundido en los promedios, terminó de encender todas las alarmas en el mundo Estudiantes, que empieza a visibilizar un futuro para nada sencillo.

LOS PROMEDIOS, UNA PREOCUPACIÓN PARA LA TEMPORADA 2019/20

En la actualidad Estudiantes marcha décimo en la tabla de los promedios, lejos de la zona baja, pero si se mira el panorama de la temporada próxima aparece la preocupación. El problema para el Pincha es que se le irá la campaña 2016/17, en donde había sumado 56 unidades.

Suponiendo que el campeonato actual ya hubiese terminado, los descendidos serían Belgrano, Patronato, Tigre y San Martín de Tucumán y, de la B Nacional, subirían dos. Con este panorama el Pincha arrancaría con 1,212 de promedio en el puesto 19 sobre un total de 24. Solamente tendría por debajo a San Martín (SJ), Gimnasia, Newell’s, Lanús y los dos ascendidos (dividen por tres), quedando a solamente tres posiciones de la zona de descenso directo.

Si bien Estudiantes recién lleva jugados seis partidos en la actual Superliga (debe dos partidos por culpa de la lluvia), sabe que no debe confiarse y apostar a sumar la mayor cantidad de puntos de acá hasta la última jornada para no agarrar la calculadora a partir de julio del año que viene.

Lo primero que necesita es, obviamente, volver al triunfo. El plantel comandado por Leandro Benítez debe recuperar la confianza si quiere empezar a cosechar unidades y tratar de repetir lo hecho a comienzo de semestre, cuando venció a Gremio y Boca.

Por otro lado, en el próximo mercado de pases, la dirigencia no puede volver a errarle y poder formar un plantel equilibrado y competitivo para encarar la segunda parte del campeonato.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...