Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Se unieron por las redes para ayudar a un barrio vulnerable

Un grupo de vecinos de la zona norte se organizó a través de WhatsApp y Facebook: hoy logra llevar viandas dos veces por semana a 150 personas en situación de pobreza

Se unieron por las redes para ayudar a un barrio vulnerable

conseguir alimentos y cocinar, la previa de la olla solidaria/el día

19 de Octubre de 2019 | 02:21
Edición impresa

Todo comenzó cuando un vecino del barrio El Rincón escuchó ruidos extraños cerca de un contenedor de basura del barrio, una noche. Al asomarse, quedó conmocionado por lo que vió: una familia revolvía la basura iluminándose en la oscuridad con un celular. Pero algo lo impactó más. El más chico del grupo, un nene de unos ocho años, saltaba adentro del contenedor para hurgar mejor entre los deshechos.

Esa noche, el vecino reflexionó que era la primera vez que veía una escena así en el barrio y decidió que había que hacer algo para ayudar a esa familia. Se acercó hasta su casa y les preguntó cuál era su situación. Lo primero que le dijeron es que muchos días se salteaban comidas.

A partir de ese momento, un grupo de habitantes del barrio y sus cercanías elaboraron una cadena a través de las redes sociales para poder ayudar. El objetivo: cocinar dos veces por semana, los miércoles y los viernes, para los vecinos de la zona más vulnerables del barrio.

La situación que motivó la iniciativa de los vecinos del Rincón se enmarca en un crecimiento general de la demanda a los comedores barriales en el Gran La Plata y en un aumento de los índices de pobreza e indigencia en la Región, según los últimos números dados a conocer por el Indec a finales del mes de setiembre.

la iniciativa en El Rincón

El que cuenta la historia de la iniciativa en el barrio El Rincón es Gadi Slomka, un platense vecino de esa zona que ganó notoriedad en los años ´90 como montañista, recorriendo los hielos continentales o transmitiendo por primera vez un ascenso al Aconcagua a través e Internet.

Slomka es uno de los que se puso a organizar la movida para ayudar a sus vecinos, junto a otros como Erica Cáceres, Manuel González, Mónica Guzmán, Fernanda Rizzo, Marisa Constantín. Gabriel Glusman, Javier Sánchez, Yanina Sánchez, Beto Villalba y Carlos Nakandakare. Todos se conectaron inicialmente a través de WhatsApp.

“Es una iniciativa que demanda mucho esfuerzo y tiempo, porque hay que salir a buscar los ingredientes, cocinar y después llevar comidas y viandas al sector más necesitado del barrio. Pero lo interesante es que, desde que pusimos en marcha esta idea,son pocos los que se negaron a ayudar. La mayoría lo hace desde donde puede y en lo que puede”, dice Slomka.

La red fue creciendo a través de WhatsApp y Facebook. A un mes de puesta en marcha, la acción solidaria ya ofrece una vianda a alrededor de 150 vecinos cada miércoles y viernes.

“Instalamos las ollas con las que cocinamos en un terreno que nos prestó un vecino y hasta allí se acerca la gente del barrio que más lo necesita. Algunos comen en el lugar, con nosotros, otros se llevan la vianda para comer en su casa”, cuenta Slomka.

Son, en general, dos ollas grandes las que se preparan en cada ocasión, con alrededor de 100 kilos de alimentos, que son consumidos por personas de todas las edades de los barrios precarios de esa zona.

La iniciativa se fue ramificando, y lo que en principio fue un grupo de vecinos que se encargaban de recolectar los alimentos, se enriqueció con otras variantes para ayudar.

Una de ellas fue la colocación de canastas solidarias en comercios de la zona norte, donde los vecinos colocan dinero o bien dejan mercaderías que después se va a usar para cocinar las viandas.

Erica Cáceres, desde una dietética de Villa Elisa, cuenta que son cuatro dietéticas -las otras en City Bell y Gonnet- que tienen esas alcancías, a las que se suman el aporte de otros comercios: verdulerías que donan verduras y frutas y pollajerías que hacen lo propio con algunas presas de pollo.

Todo para llevar una comida caliente a los vecinos más vulnerables de El Rincón, esos que en los últimos tiempos debieron resignar alguna comida o recurrir a otras estrategias de supervivencia ante el deterioro de la situación económica.

 

Multimedia

conseguir alimentos y cocinar, la previa de la olla solidaria/el día

la entrega de viandas alcanza a 150 vecinos/gonzalo calvelo

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla