Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Atuendos de todo tipo con la imagen de Diego y el “10” en azul y blanco
9 de Septiembre de 2019 | 04:04
Edición impresa

Si algún desprevenido agarraba por la calle 60 e intentaba pasar más allá de la calle 116, obviamente el control policial lo desviaba por la diagonal 113, esa misma que va para la zona de las Facultades y viborea el Barrio Mondongo.

Pero fue imposible no notar el humo de las parrillitas que poblaron las calles que rodean el estadio albiazul y que ofrecían choripanes, patys, sanguches de bondiola aun promedio de 150 $, que más una gaseosa metía el numerito del almuerzo de cancha en 250$.

Tal como el puesto que por ejemplo Raúl montó en una de las esquinas nombradas: “La gente que vino hoy acá para apoyar al Lobo y al Diego fue algo impresionante, algo nunca visto; ni siquiera en la épocas de Timoteo se podía ver esto. Creo que Maradona es pueblo y Gimnasia es pueblo, por eso él va a estar tranquilo acá. Nosotros lo vamos a cuidar”, aseguró el vendedor que mientras hablaba con este cronista se las arreglaba para armar sanguches, cobrar y sonreír. Porque de verdad eso es lo que vio ayer en el Bosque: alegría, pura. Risas auténticas. No impostadas. Y eso no tiene comparación, no se compra ni se consigue en ningún lado: o se tiene o no.

ALEGRÍA PURA

Más cerca de las puerta de acceso a la cancha, estaba Gustavo, que nos dijo: “Esto es la alegría de la gente. La calle estaba triste por la malaria que hay, pero esto que se genera con el Diego es único. Le devolvió la sonrisa a la cara de la gente”. A lo que añadió:“Trabajo desdeel año 1977 en la cancha del Lobo, pero esto es tremendo, es una locura. Lo que hace Maradona, lo hace él solo. Esta camiseta que tenemos acá (la azul de la Selección del ‘86), debe ser una de las más emblemáticas de la historia del fútbol argentino y me la están sacando de las manos. Es increíble esto que está pasando, Maradona está en Gimnasia. Estamos como en un sueño, cuando Diego entre a la cancha, explota todo” y explotó nomás.

¿Cuánto estaba esa camiseta Le Coq del ‘86? La azul de los dos goles a los ingleses. Si, como no: 600$. Y en un ratito, se las llevaron todas.

Otro puestos de venta anotado fue el que estuvo montado justito enfrente de esa parrilla tan tradicional del lugar, lo cierto fue que Pedro, su dueño dijo: “Esta es una linda locura; hace muchísimos años que trabajo en Gimnasia y esto de hoy superó todas las expectativas, en serio. Aparte ves a la gente contenta y eso está buenísimo”.

¿Los valores de lo que vendía Pedro? Las camisetas del Lobo a 350 $, 250 $ la gorra de tela y 200$ el gorrito de lana y 300 $ la gorra con visera.

Un poquito más adelante la que vendía a cuatro manos una bandera con la cara del Diez con la camiseta de Gimnasia puesta, era Norma, que dijo: “La venta por suerte vino bien y la bandera esta de 200 $ me la sacaron de las manos, hace rato que esperábamos tener una jornada así”, finalizó la vendedora ambulante en medio de una honesta sonrisa que le puso un broche a la recorrida de este cronista.

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla