Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Espectáculos |CINE EN LA PANTALLA CHICA
“Al Acecho”: una aventura del cine independiente se sumerge en el Parque Pereyra Iraola

Francisco D’Eufemia estrena el jueves en Cine.Ar un thriller rural sobre cazadores furtivos e inquietantes antihéroes

“Al Acecho”: una aventura del cine independiente se sumerge en el Parque Pereyra Iraola

Rodrigo De La Serna en "Al acecho", uno de los estrenos nacionales del jueves / Cris Zurutuza

3 de Agosto de 2020 | 04:21
Edición impresa

Parque Pereyra Iraola: “Un enclave salvaje rodeado de urbanidad, resistiendo a barrios privados, a toda clase de emprendimientos privados”, define el cineasta Francisco D’Eufemia “el escenario ideal” para una historia de cazadores furtivos, tráfico y engaños. Allí, entre la sombra que se hace penumbra y los árboles que ocultan misterios, transcurre “Al acecho”, uno de los estrenos de esta semana (se verá el jueves por Cine.Ar TV y desde el viernes estará en la plataforma Cine.Ar Play, gratis).

Vecino del Parque, oriundo de Berazategui, D’Eufemia cuenta, en diálogo con EL DIA, que “toda mi vida de niño, adolescente y adulto, transité los senderos del parque donde se rodó la película. Es un lugar infinito, y misterioso. Y cuando uno es chico, imagina historias”. Quizás en aquellos años iniciáticos ya hayan aparecido los primeros indicios de “Al acecho”, que, formalmente, nació hace diez años con el escenario del Parque tan protagonista como el antihéroe que encarna en el filme Rodrigo De la Serna, un personaje inquietante, ambiguo, y que se mueve como un animal enjaulado por la trama: su personaje, un guardaparques de oscuro pasado, busca rearmar su vida en su nuevo trabajo, pero cuando descubre una red de cazadores furtivos su viejo instinto de cazador emergerá a la superficie.

Aquel proto-guion de hace diez años fue la génesis, pero “era otro tipo de historia, no estaba asociada del contexto” del Parque, explica el realizador. Cuando avanzó sobre esa idea original junto al co-guionista, Fernando Krapp, “comprendí que ya que el lugar era tan preponderante en la historia, el conflicto tenía que tratar sobre algo que solo pueda suceder en el Parque Pereyra”: así se introdujo la temática de la cacería furtiva, que D’Eufemia había descubierto cuando entró en contacto con guardaparques del sur del país mientras filmaba su anterior ficción, “Fuga de la Patagonia”.

Aquella cinta también sumergió a un equipo de realizadores independientes en la naturaleza, enemiga de los rodajes: sin miedo, D’Eufemia, junto a Javier Zevallos, co-director de esa película que relata la fuga del sur del Perito Francisco Moreno, subió la cámara a una balsa y filmó en los rápidos del sur, entre otras peripecias.

“Me interesa la aventura”, dice respecto a estas inmersiones en la naturaleza, y resuenan en sus palabras visos herzogianos, ese romántico ideal de “la conquista de lo inútil”, de enfrentar obstáculos, escalar una montaña, o empujar un barco a través de un monte, solo por el desafío. 

De esos desafíos está hecha la independencia en el cine, dice el realizador: “El cine independiente administra la escasez: moviliza muchos recursos, pero con una precariedad tremenda: En ‘Al acecho’ éramos alrededor de 30 personas, trasladás equipos, y todo eso se enfrenta sin ser una superproducción. Pero no creo que un productor de una película grande te permita hacer estas locuras: hay que encontrar a otros entusiastas, a otros aventureros que se animen a esto”, lanza, y agrega que “el cine independiente es un vicio caro que tenemos, hacemos nuestras películas para hacerlas, poder terminarlas, y no nos llevamos mucho más”. La conquista de lo inútil.

Porque, al final, importa el logro (la película), pero, insiste D’Eufemia, también el proceso, la aventura: “Hay algo muy lindo en hacer una película, que no se ve en la película terminada, que es el trabajo previo: durante dos o tres años de desarrollo, te metés en un mundo, te hacés especialista de algo, conocés lugares, gente”, opina el director.

Y en la naturaleza, además, se consiguen otras texturas, diferentes de la urbanidad que transitamos. Valores de producción, gratis: “Ya de por sí hacer una película nacional es incómodo: entonces, estemos un poquito más incómodos y vayamos a un lugar agreste. Siempre digo que cuando llueve es un valor de producción que uno no lo está pagando y es gratis: poner lluvia artificial dentro de un bosque es carísimo”.

Para “Al acecho”, el escenario elegido es el Parque Pereyra, que D’Eufemia define como “cinematográficamente dramático”, con el agregado de que los bosques “eran el espacio natural del ser humano hasta el siglo XX: hoy el espacio natural es la ciudad, y la naturaleza se vuelve algo ajeno, casi de ciencia ficción”.

Ésta no es una película de ciencia ficción, aunque sí explora los géneros clásicos: el thriller y el western se dan cita en esta historia de misterios y tiros en el Parque Pereyra: “Es interesante que la gente se pueda acercar al cine independiente, y a través del género eso se facilita: la gente cae un poco más engañada en el cine independiente si la película es de género”, comenta jocoso el director, para quien “el cine de género suele tener una llave de acceso al amplio público más grande que el cine autoral, o más autorreferencial. No es que mis películas no tengan rasgos autorales, no es mi idea renunciar a esa visión personal que uno tiene de los hechos y de cómo quiere contar las historias en las que trabaja, pero creo que el cine de género cuenta con una ventaja, al ser familiar para el público”.

“Al acecho” llega a la pantalla chica a partir de Cine.Ar, el camino que el cine ha encontrado para seguir avanzando en la pandemia. No será un estreno en salas, que haría que todo ese valor de producción gratuito del Parque se luzca, pero “me voy a tomar el atrevimiento de ser optimista”, cuenta el realizador, porque “según las estimaciones de Cine.Ar por lo que están haciendo otros estrenos, esperamos triplicar o cuadruplicar la cantidad de espectadores que pensábamos tener en salas: para un estreno de cine independiente es muy difícil conseguir salas, y sostenerse en las salas, es un sistema no apto para cineastas independientes”. 

“Por otro lado”, cierra D’Eufemia, “el público va a estar distribuido a lo largo y lo ancho del país: en ese sentido, me interesa esta forma de estreno, porque las salas de cine se han vuelto bastante elitistas, por el precio, y están concentradas en las grandes ciudades. Creo que la pantalla chica puede ser un mejor nicho para la película, más allá de que el sonido y el color fueron mezclados para una sala. Es una buena oportunidad, y ojalá sea una buena oportunidad para que los realizadores y productores independientes podamos empoderar la salida de nuestras películas por fuera del circuito de salas”.

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $223.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla