Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Dólar Oficial $104,89
Dólar Ahorro/Turista $173.07
Dólar Blue $191,00
Euro $121,09
Riesgo País 1638
Espectáculos |EN LA PANTALLA CHICA
“Entre hombres”: la “brutalidad champán” de la década del 90

HBO Max estrena mañana el primer episodio de la serie de Pablo Fendrik, una historia extasiada de políticos corruptos, policías ultraviolentos y ladrones brutales en el conurbano bonaerense de la última década del siglo XX

“Entre hombres”: la “brutalidad champán” de la década del 90

Gabriel Goity como Garmendia, un terrible policía, en “Entre hombres” / HBO Max

Pedro Garay

Por: Pedro Garay
pgaray@eldia.com

25 de Septiembre de 2021 | 04:24
Edición impresa

Mediados de la década del ‘90, conurbano bonaerense: todo empieza con un proxeneta que lleva tres prostitutas a una de esas infames fiestas negras de la elite dirigente, completa con exceso de drogas y de otros tipos. Lógicamente, una de las invitadas de honor muere. Mientras tanto, el proxeneta filma todo: “Entre hombres”, serie argentina del realizador Pablo Fendrik para HBO Max que debuta mañana en la plataforma, comienza como todo policial con un cuerpo, pero no es el cuerpo de la prostituta, sino el del proxeneta. Porque, como les explican sin disimulo a los detectives a cargo, Garmendia (Gabriel Goity) y Almada (Diego Velázquez), no importa qué pasó con ella, tampoco qué pasó con él, sino qué pasó con ese video que compromete a un senador.

Desde ya, el bestial e impune Garmendia y el aparentemente estricto pero igual de brutal Almada no ahorrarán balas y picanas para llegar al comprometedor VHS: es que así era la “brutalidad champán” en aquellos tiempos de gatillo fácil, cocaína omnipresente y “maldita policía. Un retrato que Germán Maggiori, autor de la novela original publicada en 2001, pìntó a través del noir y el pulp, como si ir hacia esos excesos de sangre y violencia fueran el único modo de retratar una era desquiciada e hiperbólica: Fendrik toma esa pauta del texto original y construye una serie con la brutalidad pop del primer Tarantino y el aroma al atroz cine de los 70.

“Dos cosas me impactaron al leer la novela original”, contó Fendrik en diálogo con EL DIA. “Me resonaba, me resultaba muy familiar, esa forma de hablar, pero sobre todo cierto espíritu de época, cierto salvajismo, cierta incorrección de la época resonaron conmigo inmediatamente. Eso me hizo sentir atraído por el proyecto, pero al mismo tiempo cuestionarme si quería hacerlo o no”.

Pero el cineasta de “La sangre brota” y “El asaltante” se dio cuenta, explicó, “que era una gran oportunidad de generar un reflejo de nosotros mismos, de cómo éramos como sociedad en ese momento y cuánto nos habíamos despegado de eso en estos veintipico de años: qué habíamos aprendido… y qué no. ¿Somos capaces de vernos a nosotros mismos ahí o no? ¿Nos causa gracia esa representación de nosotros mismos o nos genera una incomodidad? Me empecé a hacer estas preguntas y en la búsqueda de esas respuestas terminé de comprometerme con el proyecto, pensando que bien puede generarle esas mismas inquietudes al espectador al verlo”.

Fendrik trabajó en la adaptación junto con Maggiori, buscando traducir las palabras a la imagen sin que perdiera el vértigo y la desmesura, “la potencia: necesitábamos que no perdiera su esencia, que no se convirtiera en un ‘contenido’ desalmado, alejado de lo que justamente nos gustaba de la novela”, según cuenta el director. Apostó por ello a una imagen noir estilizada y un montaje vertiginoso, que fue justamente lo que llamó la atención del Festival de Berlín, que la eligió como uno de los seis shows de todo el mundo a proyectarse en Berlinale Series.

“Les llamó la atención desde el principio la serie porque era muy distinta del resto del material que venían viendo de Latinoamérica”, reveló Fendrik, explicando que los jurados destacaron “la intensidad y el ritmo del relato, altamente inusuales para la región”.

PAREJA DESPAREJA

Un relato que cuenta en el elenco con Nicolás Furtado, el platense Diego Cremonesi, en brillante labor, y Claudio Rissi (todos conformando criaturas al borde del grotesco y ultraviolentas); pero que encabezan Goity y Velázquez, protagonistas de una especie de “buddy movie”, de relato de pareja despareja, en el que “un personaje está explotando y otro implotando todo el tiempo”, según Velázquez. “La cosa era hacer que eso combinara bien y resultó, porque por más que hay situaciones muy dramáticas, todo el tiempo está flotando un humor que es muy patético, y si no fuera así sería un poco insoportable de ver. Los personajes son tan tremendos, tan desagradables, que el humor es la manera de entrarles”.

Almada es el policía que sigue las normas: su brutalidad es silenciosa. En cambio, a Garmendia, un sargento con el retiro a la vuelta de la esquina y un pasado oscuro (con todo lo que eso implicaba en los 90), ya no le importa mantener las formas.

El platense Diego Cremonesi y Furtado

Goity reveló que para componer el desagradable personaje se apoyó mucho en Fendrik: “Un trabajo en conjunto”, lo definió, necesario para “lograr ese punto exacto que quería la dirección” para el personaje. Un personaje que, aunque sin redención, “es humano”, lanzó el actor. “Es absolutamente humano. Esos muchachos están, existen. El desafío era ese: que es peor que un monstruo, es humano. El humano es peor que un monstruo, es el mayor depredador del mundo”.

Entonces su trabajo era encarnarlo, antes que juzgarlo: “Ese es el trabajo que uno tiene que hacer: el personaje es así, no se levanta a la mañana y dice ‘qué malo que soy’, es su lógica, su moral, su historia, es producto de su pasado. El trabajo del actor, entonces, es ese, generar esa empatía, como demostró, también en HBO, James Gandolfini, haciendo uno de los grandes personajes de series, Tony Soprano, que era un asesino devastador, y uno lo ama, sin embargo. Pero además estos personajes tienen su seducción, también tienen su familia, se enamoran, leen poesía: hacer un personaje malo, malo, nos aburrimos todos, dura 10 minutos”.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia

Gabriel Goity como Garmendia, un terrible policía, en “Entre hombres” / HBO Max

El platense Diego Cremonesi y Furtado

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $305.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla